«Quiero disfrutar, porque llegar hasta aquí cuesta mucho»

Manuel Espadas
-

Entrevista con Valentín Pizarro Gómez, árbitro ciudadrealeño ascendido a Primera División

Valentín Pizarro, en el templete de los jardines de El Prado. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El pasado miércoles cumplía 38 años y hoy lo celebrará estrenándose como árbitro de Primera División. Valentín Pizarro Gómez (14 de agosto de 1981, Ciudad Real), adscrito al colegio madrileño, ejercerá de AVAR 1 (ayudante al árbitro asistente de vídeo -VAR-) en el encuentro inaugural de la temporada 2019-2020 en la máxima categoría del fútbol nacional, que enfrentará en San Mamés al Athletic Club y al FC Barcelona. Será el preámbulo de lo que llegará una semana después, con su debut como árbitro principal en la liga de las estrellas, aún con designación por conocer.
El colegiado ciudadrealeño, cuyos padres se trasladaron a Madrid por obligaciones profesionales cuando aún no había cumplido un año, está viviendo unos días tan ajetreados como inolvidables, desde que conocía la noticia de su ascenso hasta su debut de hoy, pasando por su estreno también en la Europa League como cuarto árbitro en Rumanía, sin haber olvidado aún ese partido de la final del play off de ascenso a Primera que dirigía el pasado curso entre el Mallorca y el Deportivo de la Coruña. En medio de esta vorágine de acontecimientos y obligaciones, Valentín Pizarro atendía a La Tribuna en plena plaza de Cervantes, corazón de una ciudad a la que sigue profundamente ligado tanto familiar como sentimentalmente, y a la que regresa muy a menudo. 


¿Qué ha supuesto para usted conseguir el ascenso?
Ha sido una gran alegría. Es el objetivo que todo árbitro persigue. Quiero disfrutar del momento porque llegar hasta me ha costado mucho, con mucho trabajo y sacrificio. Nunca mucho costó poco. Por eso quiero disfrutar y hacer bien mi trabajo, porque también supone una gran responsabilidad. 


Después de 24 años en el arbitraje y los cinco últimos en Segunda, ¿se esperaba que este año era el del gran salto para usted?
No. Hasta que no recibí la llamada comunicándomelo oficialmente, no lo tenía nada claro. Aunque había arbitrado un partido de la final del play off de Segunda, sabes que hay entre seis y ocho árbitros aspirantes que pueden ascender, así que no me hacía ilusiones. De hecho, esa llamada me pilla de vacaciones y haciendo deporte y con el móvil en el hotel. No me lo esperaba porque ascender es muy complicado, el nivel de arbitraje en Segunda es muy alto. 


¿Qué fue lo primero que hizo cuando recibió la noticia?
Me di un abrazo con mi novia y los amigos con los que estaba de vacaciones, y después llamé a mis padres y a mi hermano para contarles la buena noticia. Fue un momento único, el que siempre había estado esperando, y hasta se me saltaron las lágrimas.

 

(el resto de la entrevista, en la edición impresa de este viernes)