La llamada de Ucrania

Nieves Sánchez
-
La llamada de Ucrania - Foto: Pablo Lorente

Crean busca diez familias para acoger al total de 50 niños ucranianos que pasarán parte del verano en Ciudad Real

La llamada se produce todos los años, generalmente por estas fechas y por el mismo motivo, a través de los medios de comunicación y de las redes sociales. Ciudad Real en Ayuda al Niño (Crean) busca familias en la provincia para atender a los niños que llegan de Ucrania dentro de su programa estival de acogida. «Es la misma tónica todos los años, llegadas estas fechas lanzamos la solicitud y las familias interesadas que nos suele faltar, que suelen ser diez, se ponen en contacto con nosotros», explica Ignacio Cabrerizo, secretario de la asociación, que asegura que las familias responden siempre a la llamada de Ucrania a la solidaridad.
Crean cuenta ya con las 40 familias que repiten este año de los 50 niños que la ONG trae a Ciudad Real todos los veranos, por lo que lanzan un llamamiento para que los interesados en acoger a los diez niños restantes llamen a los teléfonos de la organización (926213852 / 67857492) antes de mediados de marzo. «Generalmente los menores repiten, pero todos los años hay en torno a diez de los 50 que no vienen porque la familia española no puede, porque se han hecho mayores y salen del programa o por la eventualidad que sea y ese número es el que cambia cada verano y para el que pedimos familias».
Cabrerizo recuerda que la acogida de los menores es gratuita y con esta acción «se puede cambiar la vida de un niño». Este año llegarán a Ciudad Real el 7 de julio y partirán hacia Ucrania el 24 de agosto.
La asociación cumplió 25 años acogiendo niños el pasado verano. Un cuarto de siglo que llevan trabajando por mejorar la calidad de vida de los niños ucranianos. Además de que el nivel de vida en su país ha empeorado considerablemente en los últimos años, los efectos del accidente de Chernóbil continúan dejándose sentir 33 años después en la población, que en un solo verano puede reducir el nivel de radionucleidos de su organismo entre el 30 y el 40%. Razón de más para atender la llamada de los niños ucranianos.