Antonio López lleva su arte a la catedral de Burgos

La Tribuna / R. P. B.
-

El pintor diseña las puertas de unas de las fachadas del edificio patrimonio de la Humanidad en el que será el primer cambio del templo desde el siglo XVIII

Antonio López lleva su arte a la catedral de Burgos - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El pintor tomellosero Antonio López realizará la primera gran aportación a la catedral de Burgos en los últimos 200 años, con unas puertas que se ubicarán en la fachada de Santa María del templo.  Desde el siglo XVIII la Catedral no ha tenido ninguna aportación pese a que cuenta con la práctica totalidad de estilos anteriores desde el renacimiento al neoclásico, motivo por el que la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad. López será el encargado de añadir un nuevo estilo a la Catedral dentro de los actos que se están desarrollando con motivo del VIII Centenario del templo burgalés.
La intención de la obra es que la fachada de Santa María y la plaza de este nombre tengan el mismo esplendor gracias a unas puertas en bronce que está elaborando Antonio López y que sustituirán a las que tiene en la actualidad el templo y que no tienen valor artístico alguno pero que se conservarán.
El proyecto fue presentado esta semana a los medios de comunicación en la Capilla de los Condestables para mostrar que se trata de un nuevo hito de atracción para el turismo y que estas puertas serán un apoyo más para recuperar el mensaje iconográfico que desapareció hace dos siglos de la parte baja de esta pared frontal, cuando se modificó el pórtico gótico de la catedral por otro neoclásico.
«Esta Catedral es un compendio de estilos y es un edificio vivo que ha de dejarse impregnar por el tiempo en el que vive», dijo Fidel Herráez, arzobispo de Burgos y presidente de la Fundación VIII Centenario, quien apuntó que integrar una obra contemporánea en la Catedral «conlleva riesgos» y por este motivo se apostó por Antonio López, que «hace de la realidad cotidiana y hecho universal y trascendente».
Las nuevas puertas que está desarrollando López recuperan el mensaje que tenía la fachada de Santa María. «Aparecerán el rostro de Dios padre, el rostro de la Virgen María, y el niño Dios, que se encarna», apostilló el canónigo y delegado diocesano de Patrimonio, Juan Álvarez Quevedo. La puerta se concibe como un tríptico para exponer el misterio de la Encarnación. Así, en el centro dominará la imagen del rostro de Dios padre; a la derecha, una de la Virgen adolescente (inspirada en la hija del artista); y a la izquierda, el árbol de la Fe y la Sabiduría con un niño (el nieto de López) como Jesús.