El transporte rechaza la idea de pagar por usar las autovías

I. Ballestero
-

El responsable regional de la patronal dice que los transportistas se «plantarán» si el Gobierno termina por desarrollar esta medida, que califica como «un globo sonda en mal momento».

Vehículos en la autovía A-41. - Foto: Pablo Lorente

Amortiguar la propuesta con la palabra «simbólico» no ha servido al Ejecutivo nacional en funciones para que su intención de sondear la posibilidad de establecer un pago por circular por las autovías del Estado nazca exenta de polémica. El sector del transporte en todo el país se ha levantado contra la medida, que considera «un aumento arbitrario de los costes» para unas empresas que atraviesan «un momento complicado», como reconoce Carlos Marín, responsable de la patronal del transporte de mercancías por carretera en la provincia y en la región, y que advierte de que, si la propuesta sigue adelante, el sector hará frente a la misma «primero con la negociación, pero después con todas las medidas que estén en nuestra mano». Es decir, que los profesionales del transporte por carretera se van a «plantar» ante la posible exigencia de un pago, incluso simbólico, por la circulación de sus vehículos por las autovías del Estado.
La propuesta no es novedosa pero llega en un momento de circunstancias nuevas para uno de los sectores que se vería más afectado por la medida: el del transporte de mercancías por carretera. En su día, cuando se puso sobre la mesa la posibilidad de acotar las rutas de estos transportes y enviarlas de manera obligatoria a las autopistas, el sector reclamó una rebaja que hiciera que la obligación no repercutiera de manera excesiva sobre los costes de sus servicios, pero la posibilidad de pagar para circular por las autovías se ha encontrado el rechazo frontal de los transportistas. «De ninguna manera», dijo a este diario el responsable de la patronal provincial y regional y también miembro de la Ejecutiva nacional del sector, Carlos Marín, que tildó la posible medida como «una ocurrencia, un globo sonda que se lanza en verano, en un mal momento».
Marín cree que no se puede equiparar la situación de los transportistas en España con la que vive el sector en el resto de Europa, a la hora de citar algunos países en los que el pago por circular por vías de alta capacidad está vigente. «Para empezar, hay que ver las autovías que tienen en esos países y las que tenemos nosotros, su estado de conservación, porque aquí se nos obligaría a pagar por circular por carreteras que en muchas ocasiones no se encuentran bien conservadas, con firmes deteriorados, y que ya repercuten de por sí en los costes de nuestros desplazamientos», indicó Carlos Marín.
En cualquier caso, el responsable regional del transporte de mercancías por carretera recordó que la propuesta «es por el momento sólo eso, una propuesta, un globo sonda creo que para pulsar la opinión pública, que ya vemos que es desfavorable», y pidió al Gobierno que «no utilice al transporte como moneda de cambio con Seopan». Además, lamentó que cuando los ejecutivos, «sean del color que sea, hacen cuentas para tratar de aumentar la recaudación, siempre miren a la carretera». Por este motivo, anunció que la patronal utilizará «todas nuestras armas» para tratar de que esta medida no se lleve a cabo. «La primera de las armas que tenemos es la negociación, porque en nuestro caso las huelgas son cierres patronales que acaban suponiendo un importante coste para nosotros y llegarían en un mal momento», pero si la propuesta termina saliendo adelante y no se puede frenar en una negociación entre las partes, «no cabe duda de que utilizaremos todas las herramientas y movilizaciones a nuestro alcance para tratar de que no se convierta en una realidad», finalizó el responsable regional y provincial de la patronal del transporte de mercancías por carretera.