Se elevan en más de 400 los siniestros laborales

R. Ch.
-

Ciudad Real recupera las cifras de afiliación mientras que supera la tasa de incidencia por accidentes del resto del país.

Servicios de emergencia en un accidente laboral. - Foto: Pablo Lorente

La organización de autónomos ATA daba la señal de alarma hace unos días al situar a Ciudad Real a la cabeza en Castilla-La Mancha del número de accidentes que sufren los autónomos en su puesto  de trabajo y esta semana ha sido el propio Ministerio de Trabajo el que ha puesto negro sobre blanco una situación sobre la que los sindicatos también hacen especial incidencia: los accidentes en el trabajo están repuntando este año. En el caso de la provincia, 473 siniestros con baja más son los que se han contabilizado en la primera mitad del año tanto en jornada laboral como en el desplazamiento hacia el lugar de trabajo.
Echando la vista atrás, en comparación con 2018, la provincia ha ganado masa laboral. Ahora hay 31.000 afiliados más de media a la Seguridad Social, hasta superar los 162.500 aunque de la mano de esa mejora del mercado laboral también ha ido un aumento de los accidentes laborales. En todos los grandes sectores que generan empleo en la provincia hay ahora más accidentes que hace un año. El recuento del Ministerio habla también de más accidentes leves, más graves y también uno más mortal: cuatro personas han perdido la vida en los seis primeros meses del año en Ciudad Real, con una incidencia en media mensual, la que pone en relación los siniestros mortales con el número de trabajadores afiliados en la provincia  que duplica al de la media española y que está también por encima del conjunto de Castilla-La Mancha.
Es precisamente en el ámbito autonómico donde los sindicatos CCOO y UGT ponen el acento ante un incremento de la siniestralidad laboral que afecta a todas las provincias y que califican como especialmente «agudo y dramático» en este 2019. Según las cifras del Ministerio son ya 16 las personas que han perdido la vida en su jornada laboral o in itinere en la primera mitad del año, aunque los sindicatos elevan hasta una veintena los muertos, lo que ha provocado numerosas concentraciones sindicales para exigir a los empresarios «mayor implicación en la prevención de riesgos y para reclamar al Gobierno autonómico y un nuevo Plan de Choque». De hecho,  el secretario general de CCOO de Castilla-La Mancha, Paco de la Rosa, anunció que los agentes sociales y el Gobierno de Castilla-La Mancha comenzarían a elaborar un nuevo plan de choque contra los accidentes laborales en cuanto pase el mes de agosto. En una concentración celebrada en recuerdo de la última víctima de un accidente laboral en la región la pasada semana, en Albacete, el responsable de CCOO en la región dijo que la administración regional se había comprometido a comenzar las reuniones en el mes de septiembre y añadió que es «urgente y así lo han entendido».
Desde la propia Consejería de Economía, Empresas y Empleo, en la reunión de la Comisión de Seguridad y Salud Laboral de Castilla-La Mancha celebrada a inicios del pasado mes de julio se daba cuenta de la situación de la siniestralidad laboral entre enero y junio de este año en la comunidad autónoma, tanto en el caso de los asalariados, como de los autónomos y se reconocía que los accidentes laborales habían repuntado un 2,6% en el primer semestre, «si bien ha habido tres accidentes mortales menos con respecto al mismo periodo del año pasado». El 38% de los accidentes se producen por sobre esfuerzos y cerca del 20% por golpes.


Por sectores. En Ciudad Real es el sector de la construcción es que deja más accidentes en el trabajo. En total, 565 en la primera mitad del año, o lo que es lo mismo, más de tres al día en el sector del ladrillo, donde al finalizar el mes de junio había 15.000 ocupados, según los datos de la Encuesta de Población Activa. El ocho  por ciento de los trabajadores ciudadrealeños sufre el 20 por ciento de los accidentes en el trabajo. La construcción es un sector clave a la hora de atajar la siniestralidad. Así, en la firma del último convenio colectivo para los trabajadores de estas actividades, empresarios y sindicatos acordaron incluir medidas que ayuden a paliar el efecto del estrés térmico por calor, adaptando los horarios de trabajo en los días de alerta por altas temperaturas o distribuyendo el volumen de trabajo atendiendo a las horas en las que se realizan o simplemente facilitando zonas de sombra para los trabajadores.
La estadística ministerial centra en un par de sectores los problemas relacionados con la salud laboral de la provincia: entre los accidentes en la construcción, la industria manufacturera y la agricultura salen más de la mitad de los accidentes laborales de Ciudad Real al año y en todos ellos hay en 2019 más víctimas de siniestros que hace un año. En el ladrillo, la siniestralidad repunta casi un 16 por ciento; en la industria, casi un 19%; y en la agricultura crecen las cifras un 55 por ciento. En este sector, los sindicatos apuntan que la siniestralidad se concentra especialmente en las tareas de recolección, muchas de las cuales se concentran en estos meses de verano, y están marcadas por la «precariedad», según explica CCOO, desde donde también se vincula el aumento de la siniestralidad en el trabajo como una secuela de la reforma laboral de Mariano Rajoy y del aumento de la temporalidad y la rotación que ha traído consigo. Como denunció el responsable autonómico del sindicato, «a veces el miedo a perder un trabajo es tan grande que se asumen de forma involuntaria riesgos enormes».
 


Las más vistas