Policías homenajean al guardia civil fallecido

La Tribuna
-

El agente fallecido llevaba tres días confinado en su casa de Manzanares con síntomas y, por ello, estaba en cuarentena.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Ciudad Real se concentraron ayer a las puertas de la Comandancia de la Guardia Civil de Ciudad Real para dar el pésame y homenajear a Francisco Javier Collado Rivas, de 37 años, agente destinado en la cárcel de Herrera de la Mancha y fallecido por coronavirus en las últimas horas.

El agente de la Guardia Civil prestaba servicio en el centro penitenciario de Herrera de la Mancha, donde se ocupaba tanto de la seguridad del recinto como de conducciones de reclusos y es el segundo agente que pierde la vida a causa del Covid-19. 

Hay que recordar que otro guardia civil destinado en la cárcel de Herrera de La Mancha está sedado en el Hospital Mancha Centro y otros cinco, que prestan servicio en el mismo penal, están en cuarentena con síntomas.