La máxima distinción en el reciclaje de papel

Javier D. Bazaga
-
La máxima distinción en el reciclaje de papel - Foto: JUAN LAZARO

La Asociación Española de Fabricantes de Pasta de Papel y Cartón entregó en Madrid sus Pajaritas Azules a la gestión de estos residuos que llegó en Ciudad Real a los 36 kilos por habitante y año

Por segundo año consecutivo el Ayuntamiento de Ciudad Real ha obtenido la máxima distinción que concede la Asociación española de fabricantes de pasta de papel y cartón (Aspapel), en la recogida selectiva de papel y cartón, que se ha incrementado de los 34 kilos por habitante y año, a los 36 de esta edición.
Aspapel entregó este jueves en Madrid los galardones a 40 instituciones municipales, entre ayuntamientos, mancomunidades o consorcios, entre las que el consistorio ciudadrealeño obtuvo la máxima distinción, las tres pajaritas azules.
La concejala de Medio Ambiente, Manuela Nieto, recogió este galardón, que consideró «un reconocimiento a los vecinos» de Ciudad Real por su implicación en el reciclaje del papel y cartón, gracias al que cada año consiguen más puntos en este programa.
Las acciones de concienciación en centros educativos, con los que se han llevado a cabo campañas, así como el incremento de la recogida de este material en los comercios de la ciudad con el «puerta a puerta», y la extensión de contenedores soterrados, han sido las claves para Nieto de que la ciudadanía se implique en la recogida. Es por eso que se mostró «contenta de que el Ayuntamiento esté en este reconocimiento nacional como uno de los ayuntamientos que mejor recicla papel y cartón», declaró a este diario.
El acto estuvo presidido por la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que agradeció el compromiso de los ayuntamientos en su apuesta por el reciclaje «a pie de calle». No obstante, Ribera llamó la atención sobre los avances en esta materia poniendo el foco en una economía circular que «exige ser más inteligentes» tanto en el tratamiento de los residuos como en el diseño de los productos para que se favorezca su retorno a la cadena primaria. Ribera elogió este trabajo que consideró «un granito de arena» pero «fundamental» en la senda que se debe tomar para cumplir con los objetivos marcados por la Unión Europea.
El presidente de Aspapel, Jordi Mercader, puso el acento en la «calidad» de ese reciclaje para conseguir una mayor circularidad. «La calidad del material recogido es esencial para el cierre del círculo» aseguró, poniendo esta variable como uno de los retos de la economía circular del papel, y puso en valor el «doble concepto» que se debe dar entre «economía circular y bioeconomía» para la mejora de la eficiencia en el sector.
El Consorcio de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) de Ciudad Real y de Medio Ambiente obtuvo a su vez las dos pajaritas azules. Un programa impulsado por esta asociación de fabricantes de papel que conlleva asesoramiento, evaluación y reconocimiento de la calidad de la gestión municipal en la recogida selectiva para este reciclaje, y enfocado a una mejora continua. 21 indicadores sirven para evaluar estos reconocimientos y que van desde la recogida del contenedor azul, a las campañas y acciones informativas y de concienciación ciudadana, así como la gestión del residuo hasta el reciclaje final.