La CHG tramita 11 expedientes por manipular caudalímetros

M. Lillo
-

Principalmente se han detectado en Mancha Occidental I y II y suponen una infracción tipificada como grave, con multa de más de 50.000 euros y la posible extinción del derecho

La CHG tramita 11 expedientes por manipular caudalímetros - Foto: Pablo Lorente

Con una sequía que está mermando día a día las reservas de agua disponibles y toda la zona de la Mancha Occidental en «alerta por escasez», la Confederación Hidrógráfica del Guadiana (CHG) ha extremado la vigilancia por el uso que se hace de este recurso y ha detectado ya 11 casos de manipulación de caudalímetros, una infracción de la que alerta y frente a la que actuará «con la máxima severidad», según informó a este diario el presidente del organismo de la cuenca, Samuel Moraleda.  
«El plan especial de sequía cuando entramos en escenario de alerta por escasez nos exige un mayor control de las extracciones, aparte del control que venimos haciendo», detalló Moraleda para detallar que la manipulación de los caudalímetros que se han detectado han dado paso a la tramitación del correspondiente expediente sancionador. En este sentido, recordó que esta infracción está tipificada como grave y que lleva aparejada una multa de «a partir de 50.000 euros», así como el inicio del expediente de extinción del derecho.
«Estamos comprobando que en determinados usuarios ha habido una manipulación de caudalímetros, fundamentalmente con imanes o varillas, que se han detectado, en concreto hasta la fecha se han detectado 11 aparatos de medida que han sido presuntamente manipulados y se han tramitado los correspondientes expedientes sancionadores», detalló el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana.
Se trata de un infracción que no sólo merma los recursos hídricos que están disponibles y que perjudican al medio ambiente, sino que también va en contra del resto de los usuarios de ese derecho que tienen establecidos unos derechos de riego de acuerdo a las dotaciones de extracciones que se aprueban anualmente para las campañas agrícolas.
los perjuicios. «Supone una importante alternación en cuanto a los objetivos que perseguimos, no sólo los ambientales, de recuperar o alcanzar el buen estado, sino que se está poniendo con estas prácticas en peligro al resto de usuarios porque se producen unas extracciones sin ningún tipo de control y es importante que se adopten medidas contundentes y en eso estamos», aseveró a este diario el presidente del organismo de la cuenca.
En cuanto a las zonas en las que se han detectado esas manipulaciones, Moraleda indicó que principalmente se han localizado en las zonas de Mancha Occidental I y II, el antiguo acuífero 23, y que en esa labor de vigilancia se cuenta con el apoyo del Seprona y el servicio de Vigilancia de la CHG. Del mismo modo, subrayó que en algunos casos han dado lugar a diligencias penales por esta práctica contra los recursos naturales.