"La foto del 8-M es el mañana, la de Colón es el ayer"

Efe
-
"La foto del 8-M es el mañana, la de Colón es el ayer" - Foto: Photogenic/Pablo Requejo

Pedro Sánchez se pone del lado de los cientos de miles de mujeres y hombres que se manifestaron el Día Internacionald de la Mujer "para decir sí a lo que la derecha dice no"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sostenido que las imágenes de las manifestaciones feministas de este viernes en multitud de calles y plazas "son las de la España de hoy y de mañana", mientras que "la de los tres en la plaza de Colón es la de la España de ayer, a la que no debemos regresar".
Un día después de la gran movilización del 8-M en Madrid y otras ciudades de España, Sánchez se ha identificado con ella y con los "cientos de miles de mujeres y hombres que se manifestaron para decir sí a lo que la derecha dice no", en un mitin en Valladolid ante un millar de personas.
"Queremos una España feminista, porque el feminismo no es ideológico, es igualdad, es democracia y, si la mitad de la población sufre desigualdad, se resiente la democracia en nuestro país. Por eso muchos hombres nos declaramos feministas y hemos tomado conciencia", les ha dicho.
Ha sido en un acto con alusiones del alcalde, Óscar Puente, a la exdiputada por Valladolid y exportavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez, tres días después de que esta se haya dado de baja del partido: "No la vamos a echar de menos. Los socialistas de verdad, dentro del PSOE, nunca fuera del PSOE".
También, de reivindicación del Sánchez que ganó las primarias hace casi dos años con el apoyo de las bases y la oposición de "importantes círculos de poder de dentro y fuera del PSOE" -ha dicho Puente-, en una semana marcada por el malestar de la militancia con las directrices de Ferraz en algunas federaciones para que los ministros encabecen las listas al Congreso.
"Sois el corazón y el alma del PSOE", se ha dirigido el líder del Ejecutivo a los militantes, a los que ha asegurado que, gracias a ellos, hoy "la socialdemocracia en Europa tiene una esperanza que es el PSOE".
Con especial hincapié en el discurso feminista, el presidente ha advertido a Cs y a su feminismo liberal de que, de la misma forma que la libertad no tiene adjetivos, "la igualdad tampoco" y de que quien haga un proyecto político en contra de las mujeres, perderá seguro: "Quien quiera expulsar a las mujeres, va a ser expulsado de la política por las mujeres".
Con un discurso a ratos didáctico, ha explicado a los presentes que calificar la violencia machista de "doméstica o intrafamiliar es muy peligroso", porque "nos retrotrae a los años 60 del siglo pasado, cuando se decía 'mejor no te metas, que es una cuestión entre marido y mujer'", y que precisamente la ley contra la violencia de género "lo que hizo fue trascender las cuatro paredes de esa casa y convertir esa violencia en un problema social".
Acompañado también del candidato socialista a la presidencia de Castilla y León, Luis Tudanca; de la secretaria provincial, Teresa López; del que será el cabeza de lista al Congreso por Valladolid, Javier Izquierdo, y de la jefa del PSOE en el Parlamento Europeo, Iratxe García, el presidente ha proclamado que el PSOE es "la España que nos une" y que "a España se la une con sus valores, no con la confrontación, la mentira y la crispación" del PP y Cs.
Tras incidir en que el "valor supremo es la igualdad", ha sostenido que ante las elecciones del 28 de abril solo hay "dos caminos: la España en la que cabemos todos o la de la foto de colon".
Aludiendo a una canción de Victor Manuel, ha advertido de que "o en España cabemos todos o en España no cabe ni Dios", y ha avisado a los suyos de por eso es tan importante que se movilicen y no den "por hecho que va a ganar el PSOE".
El presidente del Gobierno ha argumentado que, si lo socialistas consiguen esa movilización, no habrá cordón sanitario que les pare, porque la "ultraderecha siempre ha existido en este país, solo que antes estaba en el PP y ahora tienen un partido".
Frente a una derecha "con más siglas que ideas y más testosterona que neuronas", Sánchez ha defendido su Gobierno social, feminista y ecologista y sus "viernes sociales", es decir su derecho a seguir haciendo ruedas de prensa tras los consejos de ministros hasta que empiece la campaña electoral.
"Están enfadados porque vamos de viernes social en viernes social", se ha congratulado el presidente, que ha defendido la recuperación del subsidio para los parados mayores de 52 años, la aprobación del registro de la jornada laboral y la bonificación a la Seguridad Social de los trabajadores de medio horario, entre las medidas recientemente aprobadas por su Ejecutivo.
En esa línea, ha prometido que la eliminación de copagos a los jubilados con menos renta irá en su programa electoral y ha señalado que la próxima legislatura tiene que ser la del empleo digno y la educación.
Para ello, ha vuelto a apelar no solo al voto progresista, sino al de toda la "España cabal, sensata y moderada, para que el 28 de abril gane en España el sentido común, es decir, el PSOE".