Frutos y panes para la devoción

HIlario L. Muñoz
-

Hermandes, asociaciones y ayuntamientos de la provincia conforman el colorido desfile para cumplir la tradición de la ofrenda a la patrona

Frutos y panes para la devoción

De la fiesta a la devoción es el recorrido que se realiza cada año desde la plaza Mayor hasta la Catedral con el desfile de las peñas, las asociaciones y los ayuntamientos de la provincia que acuden cada 31 de julio para honrar a la Virgen del Prado. La fiesta viene marcada por la plaza Mayor, por el llamamiento y la formación, uno a uno de los 59 grupos que este año han decidido hacer su ofrecimiento a la patrona, abriendo el desfile con música, con la agrupación de Carrión de Calatrava. Un recorrido que acabó en tradición y devoción al pasar a la Catedral y llegar al altar para ofrecer panes, frutas del campo y flores a la patrona. 

De entre los ayuntamientos de la provincia que el 31 de julio vienen a Ciudad Real, este año han sido solo tres, los representados: Saceruela, Pozuelo de Calatrava y Bolaños de Calatrava. «Es la patrona de nuestra capital y colaboramos en las tradiciones de toda nuestra provincia», dijo Rocío Plata, concejal de Festejos en Bolaños, y que trajo flores junto a una representación con la reina y damas del municipio y el grupo folclórico Alabarderos. 

Un gran grupo de estas ofrendas son los vecinos de Ciudad Real como de la asociación Larache quienes recuerdan que esta fiesta la «viven todos los ciudadrealeños». «Hacemos un homenaje a nuestra patrona, le llevamos ramos y unos frutos de la tierra», dijo Valentín Romero, el presidente de la organización de manera socarrona, mientras señalaba el cesto de su ofrenda.  También hay peñas como El Cangilón que lleva años llevando frutos con «cariño y con amor», en palabras de su presidente, Juan Alba. «Llevamos salchichón y hortalizas de nuestra tierra». 

Frutos y panes para  la devoción
Frutos y panes para la devoción - Foto:

En el desfile se van alternando las camisetas blancas con las azulonas manchegas, como las que vistieron la treintena de integrantes de la Hermandad del Nazareno, que acuden a la ofrenda de la patrona de la capital. «Todo ciudadrealeño tiene a la Virgen del Prado como madre», explicó Jorge González, uno de los integrantes de la hermandad. «Esta es una fiesta que debe ir a más y que adquiera carácter de interés nacional», puntualizó, en uno de esos comentarios que se repite desde que se planteó este objetivo desde el Ayuntamiento y que ellos buscan formando uno de los grupos más grandes con traje manchego. 


 

Frutos y panes para  la devoción
Frutos y panes para la devoción - Foto: