"No he cometido ningún delito"

HIlario L. Muñoz
-

Cecilio Álvarez Osorio el acusado de matar a su padre en la madrugada del 12 de marzo de 2016 ha utilizado su último turno de palabra para afirmar: "No he cometido ningún delito". Con estas palabras concluyen seis días de sesiones en la Audiencia

"No he cometido ningún delito" - Foto: Tomás Fernández de Moya

El juicio por el atropello y la muerte de Cecilio Álvarez Parra se encuentra a expensas de que los miembros del jurado den su veredicto. Ayer finalizaron las sesiones con todas las partes manteniendo las solicitudes iniciales de pena y con la última palabra del acusado, Cecilio Álvarez Osorio, hijo del fallecido, que aprovechó para repetir hasta en tres ocasiones: «No he cometido ningún delito». Los miembros del jurado deben decidir si consideran que lo ocurrido en la madrugada del 16 de marzo de 2016 fue un asesinato, un homicidio con agravante y que puede conllevar una pena de hasta 20 años, o si por el contrario creen que hubo un homicidio imprudente, con una pena de un año, derivada de un delito contra la seguridad vial, ya que el hijo iba bebido y drogado cuando ocurrieron los hechos.
La Fiscalía inició el relato de este último día recordando a los integrantes del jurado que existen dos preguntas que se deben responder en el delito que se juzga desde el pasado 1 de abril en la Audiencia Provincial. La primera pregunta es «quién mató a Cecilio» y la segunda es «cómo tuvo lugar esa muerte». Para la primera, la fiscal Gema Romero del Hombrebueno apuntó que el acusado es el autor, no cabe duda, y sobre lo segundo fue argumentando que «ninguno de los testigos presentes en el pub le escuchó decir palabra alguna de socorro o ayuda» y apuntó a las declaraciones del juicio que fueron describiendo una noche en la que hijo y padre discutieron antes de que ocurriera el fatídico atropello.
«Ha quedado demostrado que acometió y arrolló con su coche y lo dejó en el suelo gravemente herido en un gran charco de sangre», expuso la fiscal, quien negó que quepan dudas sobre el estado del vehículo, la trayectoria seguida por las calles del municipio gracias a los testigos. Por último apuntó que «el acusado sabía que no tenía posibilidad de defensa», de tal modo que fue «sorprendido con un ataque inesperado, repentino e imprevisto», dijo la fiscal para repasar los hechos que conducen a su petición de 20 años y que se califique lo ocurrido como asesinato. «Busca causar un mal», añadió, por su parte, la acusación civil, que se sumó a la petición realizada por la Fiscalía.

"No he cometido ningún delito" - Foto: Tomás Fernández de Moya
Mientras, la acusación particular, a la que no se ha aceptado su petición de incluir el delito de omisión del deber de socorro, recordó que al acusado se le piden delitos graves como son la conducción bajo los efectos de alcohol y drogas o la negativa a practicarse una de las pruebas de alcoholemia. Se trata, en su opinión, de aspectos que muestran que «pudo atropellar a cualquier otra persona». Lo que implica «un delito de imprudencia grave y temeraria» pero que no de asesinato.
Esta tesis es la misma de la defensa, que ayer puso en duda lo ocurrido durante las sesiones del juicio al compararlo con los informes, para reclamar al jurado que aplique los principios judiciales de en caso de duda a favor del reo y la presunción de inocencia. Para ello, el letrado Dámaso Arcediano apuntó que se ha ido desarrollando un puzzle pero que «se cae» y solo se sostienen «algunas piezas». En este sentido recordó que puede no haber relación entre el atropello y la discusión previa, para ello apuntó que los hechos se produjeron en la vivienda del acusado, lo que muestra que si hubiera querido matarlo habría ido a la de la víctima no a la suya propia «a dormir».
«Se debe probar fehacientemente que fue intencionado», dijo Arcediano, quien habló también del recorrido, estado del vehículo y de las declaraciones de cada testigo, ya que hablan de «posibilidades» no de certezas, que fue lo que dijo que se debía ver en el juicio. «Si ustedes lo tienen claro y no tienen ningún género de dudas, condenen a este hombre; si ustedes tienen dudas, tienen que absolver a este hombre de asesinato», concluyó.