La capital modificará el decreto del botellón

M.Lillo
-

El acuerdo PSOE-Cs en el Ayuntamiento de Ciudad Real incluye la desaparición paulatina de esta práctica que cuesta dinero en limpieza, seguridad y afecta a la salud de los jóvenes

La capital modificará el decreto del botellón

El nuevo equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Ciudad Real quiere ‘cerrar el grifo’ a la celebración del botellón en la capital y así lo contempló en el acuerdo de gobierno alcanzado el pasado mes de junio entre PSOE y Cs. En su punto número 14 recoge que el Consistorio apostará por actividades que fomenten hábitos de vida saludables y de convivencia y «con el objetivo de la eliminación paulatina del botellón».
Conseguir ese objetivo, según explicó la concejala de Festejos y primer teniente de alcalde, Eva Marías Masías, requerirá de una hoja de ruta en la que se deberán concretar las medidas a ejecutar, aunque señaló una específica que se constituye como el primer paso para poner fin a esta práctica: la modificación del llamado decreto del botellón. «Ahora mismo tenemos un decreto en Ciudad Real que se salta, digamos, la ordenanza municipal y las recomendaciones de la FEMP, que es que se puede tomar alcohol en la calle jueves, viernes, sábados y domingos, vísperas y festivos. Si hacemos un recuento de días, nos vamos a más días de consumo en vía pública que días de no consumo», detalló la edil en referencia al mencionado decreto.  
De este modo, Masías abogó por la modificación de este decreto, si no su eliminación, para sumarse a la ola de otras ciudades de España que están adoptando medidas en contra del botellón y en las cuales Masías señaló la mano de Cs. En este sentido, la representante de la formación naranja indicó que «Cs lo llevaba en su campaña y lo trasladó al acuerdo. Para nosotros, y así se está viendo en los sitios de España donde está el gobierno de Cs, la alternativa al ocio no puede ser el botellón».
El mencionado decreto del botellón se aprobó a principios del pasado mes de noviembre y autoriza el consumo de alcohol en la vía pública en la zona de Echegaray, es decir, en las inmediaciones del Inem, de jueves a domingo, además de festivos y vísperas. Fue la medida adoptada por el anterior equipo de Gobierno de Pilar Zamora y, en apenas ocho meses en vigor, Cs lo viene a desechar como la herramienta válida para acabar con el botellón o, al menos, en los términos en los que actualmente está redactado.
La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, se refirió a la aprobación de dicho decreto que «empezó a regular» el botellón y «ha tenido un efecto positivo», con la reducción del número de personas que asisten y la menor generación de residuos. No obstante, se refirió a que el camino a trazar pasar por eliminar paulatinamente esta práctica. «Cualquier ayuntamiento tiene una tendencia a que nuestros jóvenes tengan otras costumbres, otras culturas que no sea beber por beber, pero es algo que se tiene que hacer progresivamente, no creo que nadie pueda acabar de un plumazo o con una única medida con este botellón, aunque la tendencia será ir trabajando poco a poco para que los hábitos cambien».
La modificación de dicho decreto, según Masías, se podría plantear de cara «al año que viene», pues destacó que es una cuestión «muy complicada», que requiere de diversas áreas de actuación municipal y para la que el equipo de Gobierno se tiene que sentar a adoptar medidas encaminadas a acabar con una práctica que se remonta a casi 30 años, dijo. De este modo, aseguró que será una cuestión que se abordará «conjuntamente y con tiempo» aunque con una clara línea de trabajo: «Ciudad Real no puede ser menos y se tiene que subir a ese tren y eliminar ese consumo desfasado de alcohol en la vía pública», agregó Masías en referencia a ciudades como Granada, Jaén o Albacete.
No obstante, Masías afirmó que podrá haber «excepciones», pero que «a Ciudad Real le cuesta mucho dinero el botellón» en términos de limpieza, seguridad, horas extra o, sobre todo, de perjuicio para la salud de los jóvenes. En este sentido, Pilar Zamora reconoció que el botellón que se hace en el Quijote Arena con motivo de la feria es «muy grande», pero que su tendencia es «a que las fiestas se vivan de otra manera» y de ahí las actividades alternativas que ha venido planteando el Ayuntamiento. «Seguramente que en esta legislatura, el botellón haya desaparecido tal y como lo conocemos en estas fechas», sentenció Masías.
Por su parte, la Asociación de Hosteleros ofreció su «respaldo total» a la batalla contra el botellón tras años reivindicando medidas. En este sentido, su gerente, Cristina Miranda, arremetió contra el mencionado decreto del botellón  y recordó que ya solicitaron que se «copie» la ordenanza de Albacete.