García llama a la unión porque «viene un fuerte competidor»

Pilar Muñoz
-
El presidente de la Diputación recibió el premio de manos de Manuel García - Foto: Pablo Lorente

El hasta ayer presidente de la Federación regional y provincial de Taxistas asegura que el sector está preocupado porque «de aquí a nada van a irrumpir los VTC» en la provincia

Ciudad Real no es ajena al conflicto que mantienen los taxistas con los VTC (vehículos de transporte concertado) aunque de momento se antoja lejano. «De aquí a nada vamos a tener un competidor muy fuerte», ha advertido en Ciudad Real el hasta ayer presidente regional de la Federación regional y provincial de Taxistas, Manuel García, quien aseguró que Toledo tiene el problema «ahí mismo» y el resto en puertas.
Según los datos que maneja García y que dio a conocer ayer en la entrega de los premios Quijotaxi 2019, Toledo se va a enfrentar a un serio problema en poco más de un año ya que está en trámite conceder vía judicial más de cien licencias de VTC, mientras que la de taxi son 88.
En Ciudad Real la proporción es menor, una por cada 26 licencias de taxi, apuntó Manuel García poco antes de presentar su dimisión en la asamblea general ordinaria celebrada en Ciudad Real. García adujo motivos personales. Cierra una etapa para abrir otra. Se va con la conciencia tranquila, haber hecho cuanto ha estado es su mano. «Me he volcado para conseguir mejoras y creo que la imagen del taxi en la provincia de Ciudad Real y en el conjunto de la región se ha mejorado considerablemente».
No obstante, confiesa que se va con alguna espinita clavada y, a preguntas de periodistas, lamentó que la Asociación de Taxistas de Ciudad Real no se haya integrado dentro de la Federación de la región. En un par de meses deberá convocar la asamblea para elegir al nuevo presidente.
A juicio de García, hay que estar unidos, fuertes, para hacer frente a la competencia de los vehículos de transporte concertado, ya que conforme vayan desapareciendo de las grandes urbes, como ha ocurrido en Barcelona, tendrán que reubicarse para hacer su trabajo y hay que tener en cuenta el servicio interurbano que hacen más del 80% de los taxistas en Castilla-La Mancha. «De aquí a nada vamos a tener un competidor muy fuerte y hay que estar unidos y concienciar al colectivo», reiteró.
Del mismo modo, mostró su malestar porque más de 80% de los ayuntamientos de la región y provincia no están aplicando el reglamento. «Hemos peleado años por tener un reglamento en Castilla-La Mancha y muchos ayuntamientos no lo están aplicando. Hay que hacerles ver que es importante su aplicación para el sector sobre todo en estos difíciles momentos por el conflicto con las VTC».
De ahí que agradeciera el compromiso del presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero. En estos momentos de horas bajas, el hasta ayer presidente de la Federación de Taxistas recordó cuando le pidieron ayuda y no dudó en atender su demanda. Por ley, el 5% de los taxis tienen que estar adaptados en toda España para prestar servicios a personas con movilidad reducida, pero «el coste para el taxista era importante y el presidente fue consciente de ello. El primer año recibieron una ayuda de 30.000 euros y se pudieron adaptar cinco vehículos. Este año han sido 40.000 euros y se van a adaptar seis vehículos gracias a la generosidad del presidente de la Diputación», destacó García.
Por ello, uno de los premios Quijotaxi 2019 ha sido para José Manuel Caballero. El otro para el taxista Alfonso Márquez, cuya empresa trabaja en Almuradiel, Castellar y Viso del Marqués, sobre todo prestando servicio de atención en carretera y transporte escolar. Márquez es la tercera generación y se mostró muy emocionado al recibir el premio que dedicó a su padre fallecido hace tres años.
 

Los hermanos Márquez dedicaron su premio a su padre fallecido Pablo Lorente
Los hermanos Márquez dedicaron su premio a su padre fallecido - Foto: Pablo Lorente