"Las células tumorales se alimentan de glucosa»

Pilar Muñoz
-
Mairena Martín, catedrática e Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Castilla-La Mancha - Foto: Pablo Lorente

La catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Castilla-La Mancha, Mairena Martín, aboga por una alimentación saludable para evitar y para hacer frente al cáncer

La  catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Castilla-La Mancha, Mairena Martín, intervino ayer el II Congreso provincial organizado con motivo del Día Mundial contra el Cáncer. La doctora aboga por la dieta mediterránea asociada al consumo saludable frente la comida rápida, prefabricada, industrializada con altos niveles de azúcares y grasas saturadas.
¿Hasta que punto influye la alimentación en el desarrollo del cáncer?
Es uno de los factores que más influye en el desarrollo de la aparición del cáncer.  La alimentación es tremendamente importante no sólo para evitar el cáncer, sino también para hacerle frente.  
Su conferencia gravitó sobre la alimentación y nutrición, ¿qué diferencia hay?
Se suele confundir. Cuando hablamos de alimentación nos referimos al hecho de tener hambre y comer, tomar calorías… La nutrición es cuando tenemos los componentes que necesita nuestro organismo para desarrollar las funciones fisiológicas normales y más aún para hacerle frente al cáncer. Es la manera en la que el organismo extrae los nutrientes, las moléculas que necesita para desarrollar sus funciones biológicas.
¿Comemos mal?
En cierto modo sí. Cuando nos decantamos por la comida rápida, prefabricada, industrializada en lugar de elegir un consumo de frutas, verduras e hidratos de carbono que tengan fundamentalmente fibra. También hay que comer más pescados y carnes blancas. Se trata de reducir grasas saturadas en aras de los aceites, sobre el de oliva, y aumentar la ingesta de vegetales verdes que tengan muchos nutrientes.

¿Cuál es la incidencia en el cáncer?
Entre un 30 y 35% de los cánceres se relacionan con alteraciones de la alimentación. El consumo elevado de grasas saturadas, azúcares, dieta pobre en aceites, una dieta pobre en vitaminas, minerales y lo que llamamos micronutrientes son factores que pueden desencadenar la enfermedad. Las células tumorales se alimentan  de glucosa.

El azúcar está muy presente en bollería, helados, pero también en bebidas y refrescos, ¿y el vino?
Efectivamente. En cuanto al alcohol es un tóxico y un consumo elevado está igualmente muy relacionado con el cáncer. Pero un consumo moderado de alcoholes fermentados, vino, cerveza... un vasito de vino en las comidas en el caso de las mujeres y dos en los hombres es saludable.

Precisamente, la Universidad de Castilla-La Mancha investiga los efectos del revesratrol.    
El vino tinto tiene la molécula revesratrol que es un antioxidante que está en la uva y que tiene efectos que se han demostrado antitumorales. La Asociación Española Contra el Cáncer ha concedido hace poco a una de las doctorando de la UCLM una beca predoctoral y estamos trabajando en el efecto preventivo y antitumoral de determinadas moléculas que están presentes en algunos de los alimentos que debe consumir en nuestra dieta. Y efectivamente, estamos desarrollando una línea de investigación para ver el papel que desempeñan esos antioxidantes en relación con el cáncer.