Chuso García Bragado alarga su leyenda

Europa Press
-

El veterano atleta de 49 años termina octavo en los 50 kilómetros marcha de Doha y comenta que, paradójicamente, la peor marca de su vida puede permitirle ir a Tokio 2020 para terminar allí su carrera deportiva

Chuso García Bragado alarga su leyenda - Foto: Lavandeira jr

Los atletas españoles Jesús Ángel Chuso García Bragado y Julia Takacs han logrado terminar octavos esta madrugada la prueba de los 50 kilómetros marcha de los Campeonatos del Mundo de atletismo, que se están disputando en Doha, unas plazas de finalistas que les acercan a los Juegos Olímpicos de Tokio, mientras que el japonés Yusuke Suzuki y la china Rui Liang se han proclamado campeones mundiales. 
En su decimotercera participación en un Mundial, Chuso García Bragado, campeón mundial en 1993 y que el próximo 17 de octubre cumplirá 50 años, resistió a las extremas condiciones en la zona Corniche de Doha -de 31º y y un 71 por ciento de humedad- para acabar entre los finalistas de la prueba masculina. Con ello, el madrileño solo deberá conseguir la marca mínima exigida para estar en próximo verano en los que serían sus octavos Juegos. 
En una salida conjunta, los 46 hombres y las 23 mujeres participantes iniciaron la primera de las vueltas al circuito de la capital catarí. Al poco de comenzar el japonés Suzuki, plusmarquista mundial de los 20 kilómetros marcha, se marchó en solitario en una decisión que a priori parecía suicida, pero que finalmente dio sus frutos; en la primera referencia, en el kilómetro 5, Tur era 38º, con García Bragado 39º y Díaz, 41º. Las cosas fueron mejorando para los españoles, que al paso por el kilómetros 10 eran 31º, 35º y 39º, respectivamente. En el ecuador de la carrera, Chuso siguió remontando posiciones hasta la decimosexta y justo antes Díaz se veía obligado a abandonar su sexto Mundial. 
En el tramo final las condiciones climatológicas se recrudecían -34º y 74 por ciento de humedad-, pero eso no evitaba que García Bragado lograse desmarcarse de sus rivales para marchar en solitario hacia su plaza de finalista (4,11,28). 13 minutos más tarde (4,24,38) entraba Tur. 
El oro de la categoría masculina fue para el japonés Yusuke Suzuki (4,04,20), que reinó en la prueba de 50 kilómetros marcha más lenta de la historia de los Mundiales, mientras que la plata y el bronce fueron para el portugués Joao Vieira y el canadiense Evan Dunfee, respectivamente. 
Además, la prueba femenina debutaba en un Mundial con 23 participantes, entre ellas Takacs, medalla de bronce en el Europeo de Berlín del año pasado, y Mar Juárez, que se mantuvieron durant el primer tramo de carrera en un grupo secundario por detrás de las marchadoras chinas, de la portuguesa Henriques y la italiana Giorgi. Con el paso de los kilómetros, Takacs fue oscilando entre la 8ª y 10ª posición, y finalmente cruzó la meta octava, mientras que la catalana fue décima. La china Rui Liang se colgó la medalla de oro, su compatriota Maocuo Li la plata y la italiana Eleonora Giorgi, el bronce. 

 

La leyenda interminable

Chuso, tras la prueba, comentó que, paradójicamente, la peor marca de su vida puede permitirle ir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para terminar allí si carrera deportiva. 
"He podido romper esa maldición de Pekín 2015, donde me quedé a un puesto de ser finalista (noveno). Este era el objetivo aquí. Ahora queda hacer la mínima olímpica y la prepararemos en el Campeonato de España de Torrevieja en febrero. Desde luego, este mismo resultado lo firmo en Tokio", declaró el madrileño tras ser atendido en la clínica de meta durante una hora.
García Bragado fue campeón mundial hace 26 años en Stuttgart y después ha logrado tres medallas de plata mundiales. Es el atleta con más participaciones del mundo tanto en Juegos Olímpicos (7) como en Mundiales (13 con este).
"Ha sido muy duro", reconoció. "Si hora y media en la cámara de calor y humedad era muy duro, imaginaros aquí cuatro horas. Pero al final de la prueba me he encontrado bien. De hecho me he desdoblado del ganador (el japonés Yusuke Suzuki), así que he chupado cámara en las vueltas finales", bromeó.
García Bragado insistió en la dureza de la prueba. "Lo que hemos pasado aquí no es comparable a ninguna otra competición. Solo recuerdo una vez en el delta del Ebro, que me fui a entrenar a mediodía sin agua ni nada, me animé a ir hasta un pueblo y llegué bastante mal, y eso que fueron sólo 15 o 20 kilómetros. Me bebía el agua de las charcas. Pues esto ha sido comparable a eso".
"Venía bien preparado, pero aún así he tenido que pelear por un puesto de finalista. Tendré que trabajar más cositas si quiero hacer un resultado parecido en Tokio, pero estoy contento por todo el equipo que me ha apoyado y agradecido al seleccionador, Pepe Peiró, que confió en mí en febrero, en el campeonato de España cuando estaba hecho unos zorros, y me permitió ir a la Copa de Europa y ahora al Mundial para que pueda terminar mi carrera deportiva en Tokio", concluyó.