Detección precoz y vacuna, armas contra el cáncer de cérvix

Pilar Muñoz
-
El doctor López de la Manzanara durante su intervención en el congreso celebrado ayer - Foto: Pablo Lorente

El jefe de Ginecología afirma que el programa de cribado tiene que ser «universal», llegar a todas las mujeres de entre 25 y 65 años, para ser realmente eficaz

Carlos López de la Manzanara, jefe de sección de Ginecología del Hospital General Universitario de Ciudad Real (HGUCR), asegura que los programas de detección precoz y la vacunación contra el virus del papiloma son las mejores armas para combatir eficazmente el cáncer de cérvix, como se está haciendo ya en Castilla-La Mancha. El jefe del Servicio de Ginecología del citado hospital hizo estas declaraciones a La Tribuna momentos antes de su intervención en el II Congreso Provincial organizado por AECC con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer en colaboración con el HGUCR.
López de la Manzanara señala que la incidencia del cáncer de cérvix es baja y no supera los ocho o nueve casos por 100.000 habitantes, aunque por debajo de los 45 años es el segundo o tercero en frecuencia.  La ventaja del diagnóstico precoz es que «se puede atajar en etapas muy tempranas, antes de que aparezca, antes de las lesiones precancerosas y tratarlas antes de que se magnifiquen».
De ahí que el especialista corrobore la necesidad de someter regularmente a citologías a todas las mujeres entre los 25 y 65 años porque así «se consigue llegar a toda la población». Ahora bien, para que este programa sea realmente eficaz «el cribado ha de ser universal, no oportunista, es decir, la citología que hacemos cuando las mujeres van al ginecólogo por cualquier motivo».
Si el cribado no llega al máximo de población posible, «nos dejamos a mujeres que tienen más riesgo y menos posibilidades de acceder a la atención sanitaria», subraya el especialista, quien añade que «al ser universal, a largo plazo supone un abaratamiento de los costes», explicó.
Además de este programa de cribado, la segunda herramienta que ha demostrado su efectividad para prevenir el cáncer de cérvix es la vacunación contra el virus del papiloma, que se administra a todas las adolescentes de Castilla-La Mancha a partir de los 12 años.
Para que se desarrolle el cáncer de cérvix previamente ha de encontrarse el virus del papiloma y «las mujeres con mayor riesgo son aquellas que han tenido múltiples parejas a lo largo de su vida, pacientes con hábito tabáquico, inmunodeprimidas o con VIH», explica el  jefe de sección de Ginecología del Hospital General Universitario de Ciudad Real, que aclara que «el peligro no es tanto el contacto con este virus, sino que se cronifique y que con los cambios celulares acabe desarrollando en el futuro un cáncer de cérvix».
primeros en mamografía. El consejero de Sanidad, Jesús Fernández, que inauguró el congreso auspiciado por la Asociación Española Contra el Cáncer en Ciudad Real, incidió en los programas de detección precoz que se realizan en la región, como el referido al cáncer de mama y el del cáncer de colon.
Respecto al primero, el programa que más tiempo lleva implantado, el consejero explicó que a lo largo del pasado año se ha examinado a 104.090 mujeres, cerca de 28.000 en la provincia de Ciudad Real, un 85,7 por ciento de las citadas y por encima de la media regional que es del 74,5 por ciento.
Del mismo modo, es significativa la extensión del programa de detección precoz del cáncer de colon, que ha permitido la realización de 36.085 colonoscopias en 2018, habiéndose detectado más de 600 tumores en fase precoz.
Durante su intervención, Fernández recordó que el 90 por ciento de los ciudadanos a los que se les diagnostica un cáncer de colon y recto en fase asintomática, a través del programa de detección precoz sobrevive, y con alta calidad de vida, a los cinco años.
Sin embargo, solo el 50 por ciento sobrevive a los cinco años si el diagnóstico se realiza en fase sintomática y por tanto, no a través del programa de cribado.
En cuanto al programa de detección de cáncer de cérvix, el responsable del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha apuntó que a lo  largo del recién finalizado 2018 se han realizado más de 82.500 citologías vaginales en la comunidad autónoma, todas ellas relacionadas con el cribado.