Silencio por diversión

HIlario L. Muñoz
-

El Ayuntamiento de Ciudad Real se compromete a estudiar la posibilidad de que durante las fiestas haya dos horas sin música ni luces para que las personas con autismo puedan acercarse al recinto ferial como se ha hecho en otras ciudades

Silencio por diversión - Foto: Tomás Fernández de Moya


La ciudad de Sevilla anunció el pasado mes de enero que durante la feria de abril habría cuatro horas en las que no habría ni música ni luces. El objetivo era dar la posibilidad de disfrutar de las fiestas a todos los vecinos, recogiendo el guante de una propuesta realizada por la asociación Asperger-TEA Sevilla que se cumplió el lunes de la feria sevillana. Con el tiempo la medida se amplió a otros municipios de la provincia y esta semana llegó a Ciudad Real en forma de ruego lanzado por Unidas Podemos en el Pleno del pasado jueves. La edil Nieves Peinado lo realizó como «una reivindicación de padres y madres de niños con autismo» que piden al menos dos horas en las que las personas con trastornos del espectro autista puedan divertirse en el recinto ferial. «Estamos a tiempo de poderlo mirar», respondió la alcaldesa, Pilar Zamora, como conclusión de la sesión por lo que hay una posibilidad de que esta propuesta pueda ser realizada en la próxima feria.
La iniciativa era una de las propuestas que la asociación Autrade tenía marcada como pendiente para planteársela al equipo de Gobierno y que ayer surgiera en el Pleno fue una sorpresa para la organización. De hecho la intención era esperar un tiempo a que el Ayuntamiento de Ciudad Real se asentase tras las elecciones del pasado mayo y se iba a proponer como una propuesta lanzada por el equipo encargado de los recursos educativos y asistenciales de la asociación tras consultarlo con los padres.  
«El ruido es uno de los aspectos que más les puede afectar», apuntó la coordinadora del centro de día Gema Martín, quien tenía pendiente desarrollar esta propuesta al Consistorio. Martín señaló que para que una medida de este tipo sea efectiva es necesario evitar que haya luces parpadeantes o sonidos aunque hay un largo continuo en el trastorno del espectro autista. «Hay espectros de alto funcionamiento que puede ser que no le afecte el ruido o el tumulto aunque lo normal es que haya crisis de conducta», que se produce normalmente cuando un estímulo no lo pueden asumir y que les puede afectar tanto por exceso como por defecto.
«Sabemos que a los chicos les viene fenomenal que no haya ruido porque cuando llegamos a un sitio con música se tapan los oídos y están incómodos y esta iniciativa les podría venir bien», comentó, por su parte, la presidenta de Autrade, Pilar Álvarez. La encargada de la organización indicó que «hay muchos casos» en los que no hay problemas con la música o con los ruidos, pero «a la mayoría les afecta», igual que «la sensibilidad a los brillos». En este sentido, Álvarez recordó que «los padres no van a los sitios en que no están a gusto los menores», por lo que estas familias podrían aprovechar ese momento para acudir al recinto ferial. A modo de ejemplo, «una de las madres que me dio la noticia ayer me dijo que si eso se produce claro que iba a ir a la feria». No obstante, la presidenta apuntó que será algo que dependerá de cada familia y también de si al final se aprueba esta decisión de cara a las próximas fiestas.