Fin de curso entusiasta

D. F.
-

Los cursos de pintura Manuel López-Villaseñor, tanto el de niños como el de verano para adultos, concluyen después de tres semanas llenas de intensidad en el aprendizaje con dos animados actos de entrega de diplomas

Fin de curso entusiasta - Foto: Tomás Fernández de Moya

Son dos cursos de verano diferentes aunque compartan nombre, Manuel López-Villaseñor, y a pesar de que el perfil de los alumnos cambia como de la noche al día, ambas ceremonias de entrega de diplomas estuvieron marcadas por el deseo de quienes recibían su título por abrazarse con el que era el responsable de su formación, Jesús Arévalo, en el caso de los niños; Laura de la Colina para los adultos.

La primera cita de la mañana, con los más pequeños, estuvo presidida por la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, a quien acompañaba el concejal de Cultura, Ignacio Sánchez, así como Mariana Boadella, concejala de Medio Ambiente; y Pedro Lozano, del Grupo Popular.

En declaraciones ante los medios, la regidora detalló que fueron «42 niños y niñas los que han participado en este curso», con edades de 6 a 15 años. Del mismo modo, detalló que «el que viene repite, porque cada vez hay más que hacen un segundo año».

Fin de curso entusiastaFin de curso entusiasta - Foto: Tomás Fernández de Moya

La primera edil consideró que esta actividad cultura, «es una de las más bonitas, porque empezar desde edades tan tempranas a conocer lo que es la pintura, lo que es el arte y lo que te aporta el pintar ensancha el alma».

 Tras la entrega de diplomas, los alumnos y sus acompañantes pudieron visitar la exposición organizada con las obras realizadas durante estas tres semanas, en el caso de los asistentes al curso infantil, se encontraba en la sala de exposiciones temporales de la primera planta y la de los adultos en la misma aula que les ha reunido durante su programa formativo.

A las puertas de la sala de exposiciones, el profesor del curso infantil, Jesús Arévalo, explicó que en esta edición «el objetivo principal ha sido trabajar la luz a través del color, mediante ejercicios en acrílico y en acuarela».

En el caso del curso de adultos, que este año contó con 15 alumnos, lo presidió el concejal de Cultura, Ignacio Sánchez, de nuevo con la compañía de Pedro Lozano y Mariana Boadella.

Antes de iniciar el acto, la profesora de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense, Laura de la Colina, explicó que el curso ha sufrido un cambio en la dirección, por lo que «hemos intentado ampliar el profesorado para un mayor número de voces y de posibilidades», de esta forma se incorporaron Laura Ríos, profesora del Departamento de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes y de la Complutense; y el pintor manchego Pedro Morales Elipe.

Al mismo tiempo, la estructura del curso tuvo en la tercera semana una orientación hacia el trabajo en común, mientras que los alumnos ampliaron sus experiencias artísticas con la asistencia a los festivales de Almagro y de Música Antigua.