La importancia del asociacionismo sanitario

LT
-

La asociación Santa Águeda de lucha contra el cáncer de mama ha celebrado hoy un desayuno informativo.

La importancia del asociacionismo sanitario

La alcaldesa de Puertollano, Isabel Rodríguez, defendió la necesidad de impulsar la investigación del cáncer de mama, pero también de contribuir a mejorar la calidad de vida de pacientes a través de asociaciones como Santa Águeda, que ha celebrado el día de su patrona con una jornada en la que se han degustado las dulces «tetillas» y en la que han participado los especialistas Javier Espinosa, Jaime Hijazi y Eloy Sancho.

La alcaldesa ensalzó tanto a los profesionales sanitarios como a las organizaciones y asociaciones que prestan un servicio más cercano y humano y tan necesario también para superar y llevar la enfermedad. Por ello estima que es esencial conjugar la atención sanitaria, la medicina con el calor humano que ofrece esta asociación.

Asimismo reivindicó la importancia de la investigación para paliar la enfermedad y  en la prevención. “En el siglo que nos encontramos tenemos que ser mucho más ágiles a la hora de poner recursos para algo tan importante que afecta a la vida de tantas personas. Pido que allá donde haya que tomar decisiones, donde haya que destinar los fondos de investigación sea de forma prioritaria para esta enfermedad tanto en la prevención como en su curación y también al ámbito privado para que las industrias farmacéuticas que tienen que hacer su propia apuesta en investigar sobre la enfermedad del cáncer”.

Rodríguez subrayó que en Puertollano el movimiento asociativo ejemplar en el ámbito sanitario nos diferencia de otras ciudades. “Debemos poner en valor y agradecerles el trabajo diario de asistencia a las personas que sufren alguna enfermedad y en el caso de Santa Agueda de las enfermas de cáncer de mama”.

Como en los últimos 25 años esta asociación ha compartido el día de su patrona con profesionales, pacientes y el tejido social de Puertollano. Al respecto su presidenta, Ana Valderas, afirmó que es fundamental establecer alianzas con otros colectivos ciudadanos, como lo han hecho en esta ocasión representantes de Parkinson, Esclerosis, Donantes de Sangre, Puertolacta, Asociación Española Contra el Cáncer.

De esta manera han querido compartir sus vivencias al igual que lo hacen cada miércoles en su sede de Gran Capitán en la que las mujeres de Santa Agueda hablan de forma sincera de los problemas que genera el cáncer de mama, sobre todo con las nuevas diagnosticadas o las que sufren cáncer de mama metastásico.

El cáncer es lucha y no muerte, así lo defendió el jefe de oncología del Hospital de Ciudad Real, Javier Espinosa, que en su opinión es una enfermedad para estar preocupado pero no supone el fin de la vida gracias a la investigación y a los fondos económicos recaudados a través de asociaciones, como Santa Agueda, que permiten disponer de medios con los que no se contaba hace una década que han ayudado a que en estos momentos se contabilicen dos millones de supervivientes en España.

Un trabajo en el que considera que es esencial el papel de colectivos como Santa Agueda, que permiten que las pacientes de cáncer de mama se vean arropadas, tengan unos servicios que no puede ofrecer la sanidad pública, estén en compañía y en contacto con otras mujeres que puedan contar su experiencia y de esa manera sobrellevar mejor la enfermedad y tratamientos.

Espinosa considera que la investigación es básica y vital en la consecución de mejores resultados. En el propio Hospital de Ciudad Real se trabaja en diversas líneas de tratamiento como inhibidores de señales intercelulares y más recientemente a través de la inmunoterapia con la que fabricar a través de vacunas unas defensas que generan el  propio organismo que son las que luchan contra la enfermedad y que ya se aplica en el cáncer de pulmón, riñón, de mama triple negativo y el melanoma.

Asimismo, Eloy Sancho, jefe de cirugía del Hospital Santa Bárbara, reconoce que el mundo de la cirugía ha evolucionado mucho en los últimos años y en particular en el propio centro hospitalario de Puertollano. En este sentido aseguró que se ha avanzado hacía una cirugía más conservadora y en “mutilar” lo menos posible a los pacientes que sufren esta enfermedad. “Hemos pasado de considerar que los cirujanos éramos los que podíamos curar el cáncer a convencernos que somos un instrumento pequeño porque la mayor importancia son los tratamientos oncológicos”.