Iberlince pide una moratoria para el paso de fauna en la A-4

Ana Pobes
-
Un lince ibérico. - Foto: Tomás Fernández de Moya

La redacción del nuevo programa debería haberse presentado en enero, pero la UE acepta la propuesta de ampliar el plazo con el fin de añadir la justificación de esta obra.

El programa Life+Iberlince llegó a su fin el pasado 31 de diciembre pero el trabajo continúa bajo la coordinación de los 22 socios, en la redacción de las futuras líneas estratégicas por las que se regirá el nuevo programa y que debería haberse presentado a Bruselas a finales de este mes de enero, plazo que la Unión Europea ha ampliado hasta finales de marzo a petición de los responsables del programa que trabaja en la recuperación del lince ibérico.
El motivo, según comenta el director del proyecto Life+Iberlince, Miguel Ángel Simón, a La Tribuna es que se ha querido incluir el paso de fauna que en la actualidad está construyendo el Ministerio de Fomento en la A-4, concretamente entre Bailén y Andújar. «Nos interesa bastante que esta iniciativa entrara en el proyecto. No sólo por la financiación sino también por el objetivo que persigue, y que es evitar los atropellos». La Comisión Europea ha aceptado la propuesta de moratoria, y ahora se cuenta con dos meses más para incluir esa obra, que se prevé finalizar en febrero. Así, tras su conclusión se podrá cumplir con los requisitos que establece Bruselas para obtener la financiación y que pasan por presentar «la justificación y tramitación de los pagos de todas las obras». En este caso, el nuevo paso de fauna en Andalucía.
Simón señala que la redacción del futuro programa ya se ha elaborado a falta de que finalicen los trabajos del nuevo paso de fauna y concluir el censo de linces de la Comunidad de Andalucía. Por ello, confía en que estos dos aspectos se concluyan antes del 30 de marzo, fecha límite marcada por la UE para presentar la redacción y toda la documentación necesaria para decidir la aprobación de la financiación de los nuevos proyectos al amparo del Proyecto Life+. De no conseguir esa subvención, será la administración responsable en cada territorio la que se encargará de sufragar el mantenimiento de conservación del lince. En el caso de lograrlo, el nuevo programa empezaría a funcionar el mes de junio con un horizonte de cinco años con posibilidad de prórroga como así ha ocurrido en el último programa ya finalizado.
Las principales líneas se basarán en dos objetivos fundamentales: seguir creando poblaciones fuera de Andalucía y conectar todos los núcleos de lince ibérico que existen en la Península a través de los denominados ‘corredores naturales de la especie’. Simón indica que se pretende que haya un intercambio genético natural y «evitar así la endogamia», algo, puntualiza, que llevará aparejado otros aspectos como la mejora de carreteras, de hábitats, etc. En el caso de Castilla-La Mancha, las conexiones prioritarias para la especie pasarían por conseguir el intercambio de ejemplares entre los Montes de Toledo y Sierra Morena, las dos áreas de reintroducción existentes y donde se asienta el lince ibérico, con otras poblaciones del proyecto, principalmente en Extremadura y Andalucía. De esta forma, los corredores entre los Montes de Toledo y Sierra Morena, a través de la Zona Especial de Conservación de Picón en Ciudad Real y el Parque Nacional de Cabañeros; Montes de Toledo y Matachel (Extremadura), pasando por la comarca toledana de La Jara y Las Villuercas, ésta última en Extremadura, o la conexión natural de Sierra Morena a Andújar por el área de Guarrizas (Jaén).
Ocho atropellos. Fomento está construyendo un paso de fauna en la autovía A-4 para evitar atropellos de linces y garantizar la seguridad vial. Un proyecto «muy necesario» para la introducción del lince, pues solo el año pasado ocho ejemplares murieron en la A-4 por atropello. seis de ellos en el tramo entre Andújar y Bailén. Dato, lamenta el director del proyecto Life+Iberlince, que demuestra la importancia de construir éste y otros pasos de fauna.
El proyecto comprende actuaciones como la sustitución de la obra de drenaje transversal del punto kilométrico 305,690 por un paso inferior multifuncional consistente en un marco bicelular de seis metros de ancho total y 2,50 metros de altura, dotado de orillas secas. Se construirá, además, una pasarela de madera para el paso de fauna, en la margen oeste del río Rumblar, bajo la estructura de la A-4 en el punto kilométrico 302.
Esta actuación se enmarca en el Convenio de Colaboración Iberlince, firmado en diciembre de 2017 entre el Ministerio de Fomento y la Junta de Andalucía, para dar cumplimiento al Proyecto Life ‘Recuperación de la distribución histórica de Lince ibérico en España y Portugal’.