Maroto resalta el compromiso de Vestas por el sector eólico

Ana Pobes
-
Maroto resalta el compromiso de Vestas por el sector eólico - Foto: Pablo Lorente

La ministra de Industria, Turismo y Comercio inaugura la línea de producción de la nueva pala V150 en la fábrica que la empresa danesa tiene en Daimiel

La ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, ha inaugurado esta mañana la línea de producción de la nueva pala eólica V150 que se fabricará en la planta que la empresa danesa Vestas tiene en Daimiel y que, según dijo, contribuirá a «crear empleo y riqueza y modernizar el tejido productivo del país» a través de una tecnología «eficiente y sostenible». La nueva pala V150 hace referencia al diámetro del giro total del molino de viento (150 metros) y alcanza los 73,7 metros de longitud, lo que supone 12 metros más que la que hasta ahora se fabricaba en Daimiel (V126). Su destino será el parque Viinamäki, en Finlandia, el primero a nivel mundial que contará con «la torre más alta de la industria hasta la fecha, de 175 metros», como así lo comentó el presidente de Vestas Mediterranean, Eduardo Medina, quien enfatizó además que gracias a la fabricación de esta pala «se van a mantener los niveles de empleo actuales».
La titular de Industria, que estuvo acompañada por responsables de la empresa y autoridades locales y regionales, resaltó que proyectos como el de Vestas «demuestran que el sector eólico es presente y es el futuro», ya que ejemplos como el de Vestas «nos dan la garantía de que España sigue siendo un país atractivo para inversión extranjera». Fiel reflejo de ello, apuntó, es que España, a fecha de septiembre de 2018, ha recibido 40.000 millones de euros de inversión extranjera directa y «somos el octavo país inversor a nivel mundial», por lo que «nuestra apuesta seguirá siendo la de ser generosos a la hora de atraer nuevos inversores y empresas que creen empleo de calidad en una industria innovadora como es la del sector eólico».
Para Maroto, la planta ubicada en Daimiel representa «la garantía de que España está preparada» y de que tiene «la mejor tecnología» para afrontar los retos del futuro, por lo que «el sector eólico es un sector en crecimiento y de éxito». Un sector, continuó diciendo, que «tendrá coberturas en un futuro con nuevas inversiones y con la generación de empleo y riqueza».
 Asimismo, la ministra de Industria, Turismo y Comercio se refirió también al Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 y que contribuirá a tener «un modelo productivo más equilibrado» y, a su vez, «garantizar un crecimiento económico también más equilibrado». Un plan, que permitirá además a alcanzar el objetivo marcado por la Unión Europea de que la industria aporte el 20 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de España, supone el 16,1% en la actualidad, y por tanto hacer de la industria un «elemento importante» en el modelo productivo.

 

Inversión. Con la llegada de la nueva línea de producción de las novedosas palas eólicas, que «permitirán generar más electricidad a menor coste», la empresa ha tenido que realizar obras en la planta daimieleña. En concreto, el proyecto para poner en marcha los «nuevos seis moldes» y la adaptación de las instalaciones ha costado 50 millones de euros, que se suman a los 120 millones que Vestas ha invertido en la factoría de Daimiel desde su llegada a la localidad hace once años como así lo recordó el presidente de Vestas Mediterranean, Eduardo Medina, quien señaló además que la empresa danesa está presente en España desde 1989 con más de 4.100 megavatios instalados en 130 parques eólicos, 12 centros de operación y mantenimiento, dos centros productivos y más de 2.000 empleos. Datos que demuestran que «el futuro de la energía eólica es muy prometedor en España siendo el cuarto país exportador de tecnología eólica a nivel mundial», por lo que «Vestas y la fábrica de Daimiel seguirá siendo una pieza clave en su desarrollo», remarcó Medina.  
Por su parte, el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, destacó que «contar con una empresa como Vestas en Daimiel nos hace ser un referente industrial» y felicitó a la multinacional danesa por su gestión, en un reconocimiento que hacía extensivo también a los trabajadores de la fábrica daimieleña. «La evolución de la planta, con la incorporación de nuevos modelos de palas desde que se instaló en Daimiel, demuestra la eficiencia de sus trabajadores. Y eso, nos enorgullece a todos», destacó.  
Los representantes del Comité de Empresa entregaron a la ministra una carta trasladando su preocupación de que «solo el 40% de los más de 900 empleados son temporales» y que «solo han sido reconocidos como enfermedad profesional un pequeño porcentaje de los operarios con problemas de salud relacionados con los productos con los que trabajan».