«Tengo ganas de lanzar el auditorio»

Diego Farto
-

El nuevo concejal de Cultura y Bibliotecas reconoce el papel de las salas privadas y avanza la posibilidad de colaborar económicamente en la medida de las posibilidades municipales

«Tengo ganas de lanzar el auditorio» - Foto: Tomás Fernández de Moya

El nuevo concejal de Cultura y Bibliotecas, Ignacio Sánchez Pascual, llega al Ayuntamiento desde el mundo del teatro, es actor, autor, director, productor y prácticamente lo que haga falta para poner en pie un montaje. Tal vez por ello no le asuste la idea de hacer frente a una infraestructura inacabada como es el auditorio de la avenida de Las Tablas de Daimiel. «Yo tengo ganas de lanzar el auditorio sin poner una piedra más», anuncia en una conversación con La Tribuna, en la que sin embargo reconoce que se enfrenta a «una obra incompleta, pero creo que es posible, primero tenemos que verlo, el estado en el que está, qué se puede utilizar, qué no se puede utilizar, qué se puede hacer. Vamos a intentarlo».
A la espera de esa visita, el nuevo edil se muestra satisfecho de las instalaciones a su cargo y de los que próximamente se incorpore a las infraestructuras culturales. «Hay un proyecto para la Casa de Cultura en el que ya se está trabajando, nosotros lo llevamos en el programa electoral para que sea la Casa de la Ciencia, dentro de que es un proceso lento, porque hay que adecuar el edificio», comenta.
Igualmente destaca la buena dotación en materia de bibliotecas municipales, «ahora mismo en museos estamos muy bien». Claro que admite: «Nos queda encontrar más espacios de invierno y espacios de verano».
La entrada en la política de Sánchez Pascual, titulado en Magisterio y en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (Resad) de Madrid se gestó a iniciativa de la alcaldesa, Pilar Zamora. El actor, reconoce su gratitud hacia la regidora y un cierto punto de satisfacción. «sientes que todo lo que has estado trabajando en el mundo de la cultura, que muchas veces puede parecer invisible, es visible porque una persona que ha estado gobernando cuatro años sabe que puedes aportar cosas», comenta.
De momento, el primero hito de su gestión en el área ha sido la instauración del Festival de Teatro en la Plaza, que se está desarrollando en colaboración con el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Sánchez se remite al programa de las elecciones, donde la colaboración con el certamen almagreño es uno de los «ejes fundamentales». El contacto con su director, Ignacio García fue tan fructífero, que lo que se planteaba como una idea a desarrollar en el futuro se convirtió en una realidad en 20 días y con un notable éxito de público. A la satisfacción de resolver satisfactoriamente un encargo de la alcaldesa, Sánchez une la de contemplar la buena acogida del público. De cara al futuro anuncia: «El ciclo de teatro en la plaza se seguirá llamando así, porque la idea es que siga haciéndose así pero en otras plazas. Este año se ha hecho en la plaza Mayor por ser la primera vez».
Al hilo de esta cuestión anuncia también el deseo extender las actividades por todos los barrios y pedanías, aunque este año, la propuesta será más visible en los anejos, en tanto que el programa de cine de verano se centrará en las inmediaciones de la plaza de Toros en los meses de agosto y septiembre. A largo plazo describe su idea, «dentro de un tiempo, a un vecino del centro se irá a La Poblachuela porque hay un concierto, un espectáculo de danza, una performance, algo que le interese, de forma que toda la gente que esté interesada por distintos tipos de manifestaciones culturales se abra a toda la ciudad», comenta.
También toca reflexionar sobre el Consejo Municipal de Cultura, implantado en el anterior legislatura, pero no que no se ha mostrado especialmente ágil en su funcionamiento, en este sentido admite la necesidad de pensar y recibir ideas para darle sentido. Pero antes de ello hay que resolver cuestiones más inmediatas, como el reparto de las subvenciones culturales, cuya resolución definitiva «se va hacer pública esta misma semana», admitió.
Con todo, el concejal se marca como línea estratégica que define como «la visibilización de la cultura desde varios frentes». En ello incluye «visibilización de los artistas locales; hacer que la ciudad sea consciente de que en todos los campos tenemos grandes artistas, algunos aquí y algunos fuera».
También apuesta por «visibilizar el hecho artístico», pues entiende que a veces parece que «falta información o está mal dirigida o el ciudadano no lo percibe». En este sentido plantea que «es necesario saber acercarnos, que las personas sepan que estás». Un tercer enfoque es la visibilización del lugar dónde se hace», en lo que incluye «las salas privadas que generan cultura en Ciudad Real, tenemos teatro, tenemos salas de conciertos, que son privados y yo quiero unificar esa visibilización en la medida en que el Ayuntamiento pueda colaborar económicamente», afirma.
Sin embargo, admite que la situación cultural en España puede mejorar. «Parece que la cultura tiene algo de elitista, algo de divertimento, pero se olvida el valor que tiene la cultura de transformación y eso es por lo que hay que luchar»,  en ese campo es donde piensa hacer un gran esfuerzo.