Los estudiantes en paro que buscan empleo caen un 19,2%

LT
-

Durante los primeros cinco meses de este año se registraron en el paro unos 2.223 estudiantes castellano-manchegos, 529 menos que en el año pasado. El descenso es de unos 7,1 puntos porcentuales superior a la caída media en España, un 12,1%

Los estudiantes en paro que buscan empleo caen un 19,2% - Foto: Yolanda Lancha

Randstad ha analizado la situación de los estudiantes desocupados en situación de búsqueda de empleo. Para ello, ha estudiado los datos delServicio de Empleo Público Estatal (SEPE) correspondientes a los cinco primeros meses de 2008 a 2019, observando el comportamiento de estos profesionales por género, tiempo empleados en la búsqueda de trabajo y comunidad autónoma.
La empresa de recursos humanos destaca que, durante los primeros cinco meses del año, se registraron 2.223 estudiantes en paro en búsqueda de empleo en Castilla-La mancha, un 19,2 por ciento menos que en 2018, cuando se produjeron 2.752.
La caída experimentada de los estudiantes desocupados que buscan trabajo es 7,1 puntos porcentuales superior a la media nacional, que se sitúa en el -12,1 por ciento.
A nivel provincial, Albacete es la que registra un descenso más acusado con respecto al año anterior, con el 24,3 por ciento, pasando de 670 estudiantes desempleados buscando trabajo en 2018 a 507 en 2019. La siguen Ciudad Real, con un 23,2 por ciento de caída y pasando de 779 estudiantes en paro buscando un empleo a 598; Cuenca, que ha experimentado una bajada del 19,9 por ciento (de 136 estudiantes en paro con el cometido de encontrar un empleo en 2018 a 109 en 2019), Toledo (que ha registrado un descenso del 16,8 por ciento, de 851 estudiantes a 708) y Guadalajara, que ha sufrido tan solo una bajada del 4,7 por ciento y pasa de 316 estudiantes desocupados buscando un empleo en 2018 a 301 en 2019.
cuatro años de caídas consecutivas. En el conjunto del país, Randstad revela que en los últimos cuatro años, los estudiantes desempleados en búsqueda de empleo se han reducido en un 31,7 por ciento, lo que supone cerca de 26.000 personas menos.
De hecho, esta cifra no ha dejado de caer desde 2015, año en el que se registró la mayor cantidad de estudiantes desempleados buscando trabajo (81.598), encadenando cuatro ejercicios de descensos consecutivos hasta registrar en este 2019 los 55.708 estudiantes. La de este año es la tercera cifra más baja del periodo estudiado, experimentando un descenso del 12,1 por ciento con respecto a 2018.
Cuando se analiza la serie histórica, Randstad detecta que 2008 registró el valor más bajo de estudiantes desempleados en búsqueda de trabajo, por debajo de los 40.000 (39.444). Desde entonces, la cifra se incrementó hasta el segundo mayor valor del periodo en 2010, 78.473, momento desde el cual comenzó a caer hasta registrar 55.347 en 2013.
Tras este año se encadenaron dos ejercicios de subidas hasta que en 2015 se batió el récord de estudiantes desempleados en búsqueda de empleo, con 81.598. A partir de este momento, se han experimentado cuatro años de descensos consecutivos, gasta los 55.708 estudiantes actuales.


Castilla-La Mancha cae más que la media nacional.

El lugar de residencia del estudiante desocupado que busca empleo es determinante. El estudio de Randstad revela que, a nivel autonómico, solo Baleares y Extremadura han registrado incrementos con respecto al año pasado. Especialmente llamativo es el caso de la comunidad balear, donde los estudiantes desempleados en búsqueda de trabajo se han triplicado, pasando de 183 en 2018 a 559, lo que supone un aumento del 205,5 por ciento. Aunque no tan abultado, el incremento de demandantes de empleo de estas características es significativo en Extremadura, con un aumento del 22,4 por ciento.
Ya registrando caídas con respecto a 2018 pero aún por encima de la media nacional (.12,1%) se sitúan Andalucía (-8,8%), Canarias (-9,7%), Cataluña (-10,8%), Aragón (-11%), Navarra (-11,3%), Asturias (-11,6%) y Murcia (-11,8%).
Con descensos por debajo de la media nacional se encuentran Galicia (-13,1%),Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha (ambas con -19,2%) y la Comunidad de Madrid (-19,3%). Registrando las caídas más abultadas, por encima del 20 por ciento, se ubican Castilla y León (-23%), País Vasco (-29,8%), La Rioja (-35,4%) y Cantabria (-37,2%).

 

Se van reduciendo las diferencias existentes entre mujeres y hombres.

El análisis de Randstad también ha tenido en cuenta el género de los estudiantes demandantes de empleo.Analizando la serie histórica, ambos sexos han seguido na tendencia similar aunque siendo superior el volumen de mujeres. De hecho, durante los primeros años del estudio, la diferencia era mayor, ya que el número de las estudiantes demandanres de empleo fue, en años como 2008, un 60,4 por ciento superior al de los estudiantes varones.
Con los años, esta diferencia se ha moderado hasta ser el número de las mujeres un 14,1 por ciento superior en este 2019, lo que se traduce en que el 53,3 por ciento de los estudiantes demandantes de empleo son mujeres, por un 46,7 por ciento de hombres.
Por otro lado, Randstad también analiza el tiempo que los demandantes de empleo llevan buscando un trabajo.
En este sentido, la mayoría de los estudiantes desocupados (44,6%) han pasado menos de seis meses en un proceso de búsqueda de empleo. Le siguen los que están tardando más de un año en encontrar un trabajo, el 33,6 por ciento, y los que llevan en este cometido entre seis y doce meses, con un 21,8 por ciento.