Los vecinos de Los Girasoles piden mejoras en seguridad vial

C. de la Cruz
-

Tras el atropello mortal producido el pasado viernes señalan que «estábamos jugando a la lotería y tristemente ha pasado lo que todos temíamos» y subrayan que hay «muchas carencias»

Dos personas cruzan el paso de peatones de la carretera de Puertollano en el que tuvo lugar el atropello mortal el pasado viernes - Foto: Rueda Villaverde

El atropello mortal de un hombre de 62 años que se producía el pasado viernes en un paso de peatones de la carretera de Puertollano, junto al hotel Parque Real, ha provocado que los vecinos de la cercana urbanización Los Girasoles exijan mejoras en materia de seguridad, ya que «tenemos muchas carencias, los coches cogen unas velocidades enormes y lo habíamos dicho muchas veces. No es solamente una imprudencia, es que estábamos jugando a la lotería y tristemente ha pasado lo que todos temíamos».
El lugar exacto en el que se produjo el accidente tuvo lugar en el tramo urbano de la N-420, en el sentido de salida de Ciudad Real de la carretera de Puertollano, justo antes del acceso a la derecha de la calle Cruz de los Casados, vía en la que se encuentra el acceso a la citada urbanización, formada por más de 70 viviendas, tal y como señala una residente que prefiere mantener el anonimato, que añade que «estamos aislados y rodeados de nacionales».
No en vano, esta vecina señala que «desde hace más de cinco años que estamos reclamando mejoras», entre las cuales se han propuesto «un resalto para el paso de peatones en el que ha tenido lugar el accidente, pero nos dijeron que no se podía», o un «semáforo en la rotonda del mercadillo que nos dijeron hace nueve meses que nos iban a poner».
En todo caso, argumenta que «no es un problema sólo nuestro, sino de toda la gente que debe cruzar la zona». No en vano, la urbanización colinda en su parte norte con la N-430, la carretera de Piedrabuena, que sólo tiene un paso de peatones en cada uno de los extremos para ser atravesada, lo que «dificulta el acceso a la calle Sauces y a la calle Olmos, hemos expuesto al Ayuntamiento la problemático de cruzar la nacional, pero no se ha hecho nada». Y en la parte más externa, la calle de las Magnolias que une las rotondas de la N-430 y N-420, una vía «en la que las personas que llevan a los niños al colegio todos los días y es un auténtico peligro, ha habido muchos sustos y frenazos cada dos por tres».
Por último, subrayan que «no es algo que nos afecte exclusivamente a nosotros, hay mucha gente que va a la Vía Verde o al mercadillo y tiene estos problemas de seguridad».