Rembrand el pintor inmortal

Imane Rachidi (EFE)
-

El artista holandés, que murió hace 350 años, sigue vivo gracias a un legado que aún se estudia, sorprende y enorgullece a sus compatriotas

Rembrand el pintor inmortal

El maestro holandés Rembrandt van Rijk murió hace 350 años, pero el paso del tiempo lo ha convertido en una figura legendaria que especialistas e investigadores han colocado como personaje central de sus trabajos, analizando su papel de artista, profesor, emprendedor y héroe nacional.
Los actos conmemorativos del fallecimiento del célebre artista mantienen atenta a toda Holanda: se han abierto al menos nueve exposiciones dedicadas por completo a él y un equipo internacional de expertos en arte se ha trasladado hasta el Rijksmuseum para analizar y luego restaurar La ronda de noche, un trabajo inédito que se está llevando dentro de una sala de vidrio, en directo y on line.
El maestro de los pinceles es un héroe nacional, y su trabajo "es inmortal, sigue siendo muy popular y cada generación ha visto algo de sí misma reflejado en su pintura", reconoció Lidewij de Koekkoek, directora de la Casa-Museo de Rembrandt en Ámsterdam, donde está ubicada una de las grandes exposiciones del año.
Aunque corrió el gran riesgo de caer en el olvido después de su fallecimiento, porque su estilo pasó de moda y dejó de ser apreciado por los grandes nobles, en el siglo XVIII sus cuadros se revalorizaron, su aportación al arte se reflejó en los libros de Historia y sus pinturas volvieron a ser admiradas por coleccionistas, realeza y discípulos.
Su biógrafo, Jonathan Bikker, recuerda que el artista fue acusado de «romper las reglas del arte» porque en lugar de elegir "a mujeres jóvenes y bellas, optaba por dibujar personas mayores, cansadas, pintaba las arrugas y la celulitis", una revolución con la que buscaba ser "el mejor pintor de la Historia".
maestro del claroscuro. Su legado se resume en más de 300 pinturas, 290 grabados y 2.000 dibujos. En cada una de estas piezas, ha sido capaz de jugar con la luz y la oscuridad, la técnica del claroscuro, con la que logró crear escenas llenas de drama.
Rembrandt tenía el don del arte desde que era un crío. Empezó a tener éxito desde muy joven, convirtiéndose en un retratista sin igual. También fue un emprendedor y gran un comerciante de arte por cuenta propia. En una vida llena de luces y sombras, se arruinó tras quedar viudo y murió en 1669 como un hombre pobre, pero viviendo para siempre en la memoria artística.