Más diversidad en Las Tablas

Efe
-
Más diversidad en Las Tablas - Foto: Rueda Villaverde

Un trabajo fin de grado de un estudiante de Geografía de la Universidad de Castilla-La Mancha ha analizado la evolución de las aves acuáticas en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, en la provincia de Ciudad Real, en los últimos 40 años

Un trabajo fin de grado (TFG) de un estudiante de Geografía de la Universidad de Castilla-La Mancha ha analizado la evolución de las aves acuáticas en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, en la provincia de Ciudad Real, en los últimos 40 años. Diego López de la Nieta González de la Aleja, natural de Daimiel, es el autor de este trabajo denominado ‘Cambios a largo plazo en la diversidad biológica de un humedal alterado: las aves acuáticas del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel’, y ha explicado a Efe que en el mismo se pone de manifiesto que la superficie encharcada y la calidad de las aguas son determinantes para el grupo faunístico más representativo del parque nacional. A partir de censos de aves acuáticas semestrales desde 1980 hasta 2018, cedidos por el Parque Nacional, los geógrafos han analizado cómo cambian el número de individuos y la riqueza, diversidad y dominancia del conjunto de aves acuáticas, además de analizar en detalle la evolución en el tiempo de las poblaciones de seis especies con distintas formas de alimentación, como son el pato colorado, el aguilucho lagunero, el avetoro, la garza imperial, la gaviota sombría y el ánsar común. El trabajo, que ha obtenido una calificación de sobresaliente, pretendía analizar si se han producido cambios en la comunidad de aves acuáticas en relación con las amenazas que sufren las Tablas de Daimiel, como la pérdida de aportes de agua y la contaminación. Los geógrafos concluyen que sí se han producido cambios sustanciales tanto en la comunidad de aves acuáticas como en las poblaciones de las seis especies seleccionadas a lo largo de estos 40 años. Pero frente a las hipótesis establecidas previamente, se da la paradoja de que la riqueza y la diversidad de especies se han incrementado en Las Tablas de Daimiel, no así el número de individuos, que ha disminuido significativamente. En cuanto a las poblaciones de las seis especies de aves seleccionadas, sorprende el hecho de que todas, menos el pato colorado, especie emblemática del Parque Nacional, han aumentado sus poblaciones y se han vuelto más regulares en el tiempo. El enfoque geográfico del trabajo permite relacionar condicionantes territoriales como el balance hidrológico regional y la contaminación agroindustrial con los cambios en las poblaciones y en la comunidad de aves, sobre todo en el periodo estival. Los resultados obtenidos son una aportación de gran interés al estudio de las relaciones entre el desarrollo sostenible del territorio y la integridad ecológica de los humedales. En particular, el trabajo explora el uso de las aves como bioindicadores que responden, en este caso concreto, a la extensión de masegares frente a la de plantas invasoras, a las precipitaciones del año previo al censo, y a los valores de parámetros usados para controlar el estado ecológico de las masas de agua, como son la concentración en algas microscópicas y en materia orgánica, indicadores de la contaminación de las aguas. Concluye que la comunidad de aves acuáticas de las Tablas de Daimiel parece haber mejorado, aunque la capacidad del parque para albergar individuos ha disminuido, tendencias que en parte pueden ser atribuidas a un aumento del esfuerzo de investigación.