Ocho de cada diez personas ayudadas por Cáritas son mujeres

D. R.
-

La ONG católica atendió en 2019 a 599 personas de 209 familias y constata que el 65% no percibe ingresos y que muchos sobreviven realizando «chapuzas» o actividades «marginales».

Fachada de la sede de Cáritas Interparroquial de Puertollano. - Foto: D. R.

Cáritas Interparroquial de Puertollano continúa ejerciendo de colchón para aquellas familias sin recursos que necesitan de una ayuda para subsistir de la manera más digna posible. Tanto es así que a lo largo del pasado año esta organización no gubernamental (ONG) vinculada a la Iglesia católica atendió a 209 familias en la ciudad industrial, llegando a un total de 599 personas, lo que supone un descenso de más del 22 por ciento en cuanto a número de familias atendidas respecto a 2018, con un total de 269, si bien este porcentaje se reduce a poco más del 4,3 por ciento si se toma como referencia la cantidad de personas ayudadas, con 626 en el ejercicio de 2018.
Así se desprende de los datos aportados a este diario por Cáritas Interparroquial de Puertollano, organización dirigida por Josefina Frutos, que indica que el 60 por ciento de las familias que durante el pasado año fueron atendidas por esta ONG en la ciudad industrial eran autóctonas de esta localidad, bien puertollanenses de nacimiento o procedentes de otros lugares del país, mientras que el 40 por ciento son de origen inmigrante.
Por países de origen, la mayoría proceden de Marruecos y Colombia, sumando el 53 por ciento del total de extranjeros. El resto proceden de otros países de América Latina, en un 37 por ciento, seguidos de África central y estados asiáticos, mientras que los procedentes de Europa del este rondan el 10 por ciento.
Por sexo, Cáritas Interparroquial de Puertollano indica que el 81 por ciento de las personas que en 2019 fueron atendidas por la ONG católica fueron mujeres, mientras que tan solo uno 19 por ciento de la personas que demandan ayuda son hombres. Asimismo, los hogares formados por un padre y una madre, «la familia nuclear», forman la mayor parte de las unidades familiares atendidas con recursos de Cáritas, en concreto el 36 por ciento. Por su parte, las familias con un solo progenitor, «generalmente la madre», y las personas que viven solas están prácticamente igualadas en número, representando en torno a un 26 por ciento cada una. Asimismo, las familias que han crecido en número de integrantes han pasado de un 5 a un 11 por ciento.
Para Cáritas Interparroquial de Puertollano, estos datos vienen a demostrar la «situación de pobreza» en las personas jóvenes que forman su propia familia «pero no pueden independizarse por la situación de desempleo y el trabajo discontinuo o puntual que viven y que favorece sus precarias economías domésticas».
Más sangrante es esta situación, indican desde Cáritas, si se tiene en cuenta que un 65 por ciento de estas personas no percibe ingresos y apenas un 24 por ciento recibe alguna ayuda por desempleo, mientras que tan solo un 8 por ciento es perceptor de alguna «pequeña pensión». Por su parte, el 3 por ciento restante «desempeña una tarea laboral pero lo que cobra le es del todo insuficiente para poder vivir la familia».
En este sentido, desde la ONG católica se preguntan «¿cómo hacen estas familias para sobrevivir?», respondiendo a renglón seguido que «la mayoría realiza horas en el servicio doméstico, recibe apoyo de la familia, realiza alguna chapuza o percibe prestaciones sociales». Y todo ello sin olvidar «la actividad marginal de venta de productos de temporada, la chatarra o incluso la utilización última del recurso de la mendicidad y la búsqueda de productos de alimentación a la puerta de almacenes». «Todo ello facilita que estas personas puedan cubrir con dificultad sus necesidades más básicas», advierten desde Cáritas Interparroquial.


Nuevos voluntarios. En otro orden de cosas, Cáritas Interparroquial de Puertollano finalizó el pasado mes de enero un curso básico de voluntariado y próximamente 13 voluntarios comenzarán a prestar su labor en la ONG. «Pero además de los recursos humanos, también necesitamos los económicos y contar con personas que se comprometan con una cuota periódica haciéndose socios. Por desgracia, cada vez el numero de socios va bajando debido a las defunciones y poca gente entra nueva. Desde Cáritas hacemos un llamamiento a las personas de Puertollano y comarca», indican desde esta organización.