scorecardresearch

«El año que viene no me veo fuera del ciclismo»

Eduardo Gómez
-

Isaac Cantón (13-6-1996. Argamasilla de Alba) finaliza este año una etapa tras concluir su vinculación con el Burgos BH, conjunto continental profesional donde ha militado las dos últimas campañas

Isaac Cantón. - Foto: Rueda Villaverde

El campeón de España sub 23 del año 2017 busca ahora un nuevo equipo donde continuar su carrera, tras un año en el que acarició un triunfo de etapa en la Vuelta a Andalucía y donde también fue protagonista en la Vuelta a Portugal, aunque se queda con la espina clavada de no haber podido debutar en la Vuelta a España, uno de sus grandes objetivos cuando fichó por la estructura burgalesa.


¿Qué balance hace de estas dos temporadas en el Burgos BH?
El primer año estuvo claramente condicionado por la pandemia, ya que apenas pudimos competir. Esta temporada sí ha habido un buen calendario y hemos estado en carreras que antes no habíamos hecho. Cuando el equipo me ha dado más competición creo que he rendido a un nivel bastante alto y pienso que el año ha sido bueno.

 

Isaac Cantón.Isaac Cantón. - Foto: Rueda Villaverde

¿Cuál ha sido su mejor momento en este año?
La Vuelta a Andalucía. En la cuarta etapa me metí en la fuga y el pelotón me cazó a falta de tres kilómetros.

 

¿Se siente ahora como un corredor más maduro respecto al que llegó al Burgos BH?
Sí. Venía de un conjunto continental como era la Fundación Alberto Contador y di el salto a un continental profesional y se nota el cambio. Estás compitiendo en carreras de mucho más nivel y estás con compañeros más experimentados. Todo eso te ayuda a mejorar tu nivel. De alguna manera maduras a la fuerza.

«El año que viene no me veo fuera del ciclismo»«El año que viene no me veo fuera del ciclismo» - Foto: Rueda Villaverde

 

¿Se le queda la espina clavada de no haber podido correr la Vuelta a España?
Yo me he visto capacitado para participar y con esa ilusión fiché por el equipo. Ahí es verdad que me hubiera gustado contar con más confianza por parte del equipo o que se hubiese valorado más todo el trabajo que he hecho siempre mirando por mis compañeros. Entonces tuve que estar en otro tipo de carreras, lo que por otro lado me ha permitido conocer pruebas como la Vuelta a Portugal, de la que guardo buenos recuerdos.

 

¿Qué es lo que más ha echado de menos estas dos temporadas?
El primer año fue muy duro por toda la pandemia y que apenas pudiéramos correr. Fue algo nuevo para todos. Al final la Vuelta a España pudo celebrarse en otoño y el equipo me dijo que estaba de reserva. Un compañero se puso enfermo, pero fui honesto y dije a los directores que si el otro compañero que estaba de reserva estaba mejor que yo le eligiesen a él. Una carrera de tres semanas te exige mucho y yo no me veía psicológicamente bien.  Este año cuando empecé a entrenar mi objetivo era ése, pero desde el equipo no vi ese apoyo de querer trabajar conmigo para llevarme.

 

¿Cómo se presenta su futuro?
Estoy esperando alguna oferta porque no tengo nada cerrado. Espero que el año que viene pueda seguir en profesionales. Yo soy un corredor que cuando el equipo me necesita soy el primero que está. En carreras que no me van bien no hace falta que nadie me diga lo que tengo que hacer. Yo he aprendido el oficio y sé cuál es mi rol. Cuando pienso  en casa qué va a ser de mí el año que viene, no me veo fuera de la bicicleta. Me he visto delante y dando batalla en carreras de mucho nivel y con los mejores equipos y ahora me veo sin nada y no sabes muy bien qué hacer.

 

Otros años sería impensable que un campeón de España sub 23 reciente esté a estas alturas sin equipo…
Cuando gané pude aprovechar la situación y dar el salto a profesionales. Y ahora la única diferencia con aquel momento es un contrato. Ni antes era tan bueno ni ahora soy tan malo. Sigo siendo el de siempre, con las mismas ganas de trabajar cada día. Mi rendimiento no ha bajado, al revés, cada año me voy superando. En Burgos me han dicho que tenía que entrar gente joven y que no había hueco para mí, pero yo ahora tengo 25 años, que es la edad a la que se pasaba antes a profesionales. 

 

¿Qué opina de esa tendencia de que juveniles con grandes resultados pasen directamente a profesionales?
No lo veo muy claro. A los chavales se les exige desde muy pronto cuando la bicicleta debe ser un hobby aún. En el ciclismo debe haber más paciencia y trabajo a largo plazo. Una persona con 18 años no es lo mismo que con 30, que está más maduro y curtido y que creo va a rendir mucho más.  El riesgo es que se les queme muy pronto, pero es lo que se está imponiendo ahora.

 

¿Cómo ve la situación del ciclismo en la provincia?
Aquí siempre ha habido buenos ciclistas y ahora igual hay algo más de sequía. Hay que apoyar más la base. Si no se trabaja desde abajo es difícil que salgan profesionales. Están desapareciendo escuelas y carreras y eso es muy negativo porque si los chavales no ven carreras tampoco se apuntan a una escuela para saber si quieren ser ciclistas.