Una batalla perdida en una guerra abierta

Viviana García (Efe)
-

El frente político del Brexit continúa hoy en la Cámara de los Comunes después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, sufriese anoche un varapalo al asumir la oposición el control de la agenda parlamentaria

Una batalla perdida en una guerra abierta - Foto: UK Parliament/Jessica Taylor

El objetivo de la oposición es vetar un Brexit sin acuerdo el próximo 31 de octubre, fecha fijada para el divorcio de la Unión Europea (UE), ya que Johnson está determinado a cumplir con ese calendario haya o no pacto con el bloque europeo.
El primer ministro criticó hoy, a través de su cuenta de Twitter, al líder laborista, Jeremy Corbyn, al afirmar que la medida aprobada anoche puede desencadenar "años de incertidumbre" y "retrasos" de la ruptura con Bruselas, pero que está centrado en liderar al Reino Unido para sacarlo del club europeo este 31 de octubre.
Johnson castigó a los diputados tories rebeldes al expulsarlos del grupo parlamentario, medida que ha afectado a destacados parlamentarios, como Kenneth Clarke -el más veterano de los Comunes y, por ello, llamado el Padre de la Cámara-.

¿Qué pasará hoy en la Cámara de los Comunes?

Con el control de la agenda parlamentaria, la oposición procederá hoy a tramitar un proyecto de ley que impida una retirada de la UE sin acuerdo y forzar al primer ministro a solicitar a los 27 una extensión del Brexit de tres meses, hasta el 31 de enero de 2020.
La oposición buscará tramitar esta legislación con carácter de urgencia tras la decisión de Johnson de suspender el Parlamento desde mediados de la próxima semana hasta el 14 de octubre.
La ley y las enmiendas que puedan presentarse serán debatidas antes que los comunes procedan a votar.

¿Prosperará el proyecto de la ley de oposición?

Tras la votación de anoche, todo indica que los mismos diputados votarán esta noche a favor de la ley destinada a vetar un "brexit" sin pacto y un nuevo retraso del "divorcio", que sería el tercero, después de los marzo y abril de este año.
Se espera que el proyecto de ley supere hoy el trámite en los Comunes antes de que pase a la Cámara de los Lores (alta), donde el proceso, en cambio, puede tardar varios días. No obstante, los comentaristas estiman que la ley puede quedar aprobada el día 9.

¿Puede Johnson detener esta legislación?

El primer ministro ha dejado claro que no está dispuesto a pedir a la UE un nuevo retraso del "brexit", lo que ha generado un sinfín de conjeturas sobre la posibilidad de que se niegue a remitir a Balmoral (Escocia), donde la reina Isabel II está de vacaciones, el texto legislativo para que la soberana firme la sanción real.
Sin embargo, es poco probable que Johnson tome esta decisión dado el poder constitucional del Parlamento de Westminster (Londres).

¿Convocará elecciones generales?

El premier confirmó anoche en los Comunes que presentará una moción para un adelanto de los comicios generales -previstos recién para 2022-, si la oposición consigue su objetivo esta noche.
Al tratarse de un adelanto electoral, Johnson necesita el apoyo de dos tercios de los Comunes para convocar comicios, que podrían celebrarse el 14 o el 15 de octubre, días antes del Consejo europeo.
El líder conservador está en una situación difícil al perder ayer la mayoría parlamentaria después de que uno de sus diputados -Phillip Lee- se marchase al Partido Liberal Demócrata en descontento con las maniobras políticas del jefe del Gobierno.
Johnson tenían hasta hora una mayoría de apenas un solo diputado, por lo que confía, según los comentaristas, en mejorar su suerte en las urnas si finalmente toma el camino del adelanto de elecciones.
El primer ministro confía en contar con el respaldo parlamentario para llamar a las urnas ya que la oposición laborista lleva meses solicitando una convocatoria de elecciones.
Sin embargo, Corbyn ha insistido en que apoyará unos comicios una vez que se convierta en ley el proyecto que se tramita hoy en los Comunes para vetar un "brexit" sin acuerdo.
El primer ministro, dada su popularidad, confía en un buen resultado electoral a su favor para sumar diputados y contar sobre todo con los votos de los británicos que apoyaron al Partido del Brexit de Nigel Farage en los comicios europeos de mayo.