Días de reflexión e incertidumbre en Socuéllamos

Manuel Espadas
-

Tras la amarga eliminación a manos del Algeciras en la final por el ascenso a Segunda B, el club sigue inmerso en un proceso electoral en el que todavía no aparecen candidatos

Los jugadores del Yugo Socuéllamos, antes de comenzar el partido de vuelta contra el Algeciras. - Foto: Pablo Lorente

El Yugo Socuéllamos seguirá una temporada más en Tercera División. El sueño del ascenso se empezaba a escapar en Algeciras y el domingo en el Paquito Giménez la pesadilla se convertía en realidad (1-3). Tras una temporada brillante, en la que se lograba el campeonato del Grupo XVIII, la Copa Diputación y se alcanzaban las semifinales de la Copa Federación, el pastel se quedaba sin guinda. La Segunda B tendrá que esperar a un club que este año había realizado un decidido esfuerzo económico, que al final no ha servido para lograr el objetivo principal. «No podemos hablar de fracaso, pero sí de una decepción muy grande. Queríamos lograr el ascenso para tener el orgullo de dedicárselo a la gente que quiero de verdad, que se lo merecía», reconocía ayer un apesadumbrado Jordi López, presidente del club, que no ponía ningún pero al ascenso del Algeciras, un equipo que «nos ha pasado por encima; ha sido muy superior», de tal modo que tras el 4-0 de la ida, lo sucedido en el Paquito Giménez no fue más que «la crónica de una muerte anunciada». 
Y ahora, ¿qué? El club, antes que en lo deportivo, se centra en lo institucional. Sigue inmerso en un proceso electoral en el que aún no han salido candidatos a la presidencia, por lo que se ha ampliado el plazo para presentar candidaturas durante esta semana. Jordi López no tiene nada claro qué pasará. «Vamos a esperar esta semana», afirma, sin desvelar si se siente con ganas de capitanear el barco un mandato más. Lo que sí tiene claro es que «la vida sigue», y que los que sí han estado a la altura han sido los aficionados, «fieles en los momentos de gloria y en los de menos gloria».