La FP perdió 523 alumnos en el curso 2017-2018

C. de la Cruz
-

Administración, electricidad, transportes e informática fueron los ciclos más demandados, mientras que la FP Dual también sufrió un descenso en la región

La FP perdió 523 alumnos en el curso 2017-2018 - Foto: TOMÁS FERNÁNDEZ DE MOYA

La Formación Profesional (FP) en la provincia de Ciudad Real perdieron alumnos en el curso 2017-2018, una opción formativa que en el conjunto de Ciclos Formativos de Grado Medio (CFGM) y Grado Superior (CFGS), así como la FP Básica agregada a los planes de estudio en 2013, sumó 9.198 estudiantes.
Los datos aportados recientemente por el portal estadístico del Ministerio de Educación y Formación Profesional revelan que el número de alumnos matriculados en alguno de los grados de FP en el curso 2017-2018 descendió en 523 menos respecto al curso anterior, y 342 menos que en el 2015-2016.
Por ciclos formativos, en el curso 2017-2018 hubo un total de 1.185 alumnos matriculados en FP Básica, un número inferior a los 1.197 registrados en el periodo 2016-2017. Electricidad y electrónica, con 288 alumnos, seguida por Informática y comunicaciones, con 232, fueron las que contaron con mayor número de estudiantes.
En cuanto a los CFGM hubo 4.027 alumnos en el curso 2017-2018, mayoritariamente en régimen presencial (3.691) frente a la educación a distancia (336). No obstante, esta cifra también fue inferior a la del curso 2016-2017 cuando se registraron 4.224 estudiantes.
Entre las titulaciones, en régimen presencial dentro del plan LOE, la Gestión administrativa tuvo el mayor número de alumnos (640), seguida por la Electricidad y electrónica (444), y Transporte y mantenimiento de vehículos (441). Dentro de la LOGSE hubo 368 alumnos en Cuidados auxiliares de enfermería.
En cuanto al CFGS, la matriculación se situó en el curso 2017-2018 en 3.986 alumnos, también inferior al curso 2016-2017 (4.300).


FORMACIÓN DUAL. La estadística del Ministerio no revela los datos provinciales en cuanto a la Formación Dual, pero el descenso también se observa en términos autonómicos. En el curso 2017-2018 había 878 alumnos que se acogieron bajo esta modalidad en 34 centros diferentes frente a los 1.656 registrados en 2016-2017, en 69 centros. Este descenso contrasta con una mayor implicación empresarial dentro de una formación enfocada a la adquisición de experiencia en el puesto de trabajo.