Juzgan a un reincidente condenado por violación

Pilar Muñoz
-
Juzgan a un reincidente condenado por violación - Foto: Rueda Villaverde

Se enfrenta a ocho años de prisión tras pasar 12 años y un día de cárcel por violación y otros tres por abusos sexuales

El Tribunal Supremo condena a la Manada por agresión sexual, violación sin ambages, y dicta doctrina. Ayer se conoció la sentencia que crea jurisprudencia y también ayer el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha hizo público un escrito de acusación por un nuevo caso de abuso sexual a menores  que se va a enjuiciar el día 26 en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, como adelantó La Tribuna el pasado 6 de junio.
El acusado, vecino de Campo de Criptana, es un reincidente. En 1996 la Audiencia Provincial de Ciudad Real le condenó a 12 años y un día de cárcel por violación. En junio de 2004 volvía a sentarse en el banquillo de los acusados de la Audiencia ciudadrealeña, cuyo Tribunal le condenó a tres años de prisión por un delito de abuso sexuales. En  julio de 2016 el titular del Juzgado de lo Penal 2 de Ciudad Real le sentenció a 21 meses de multa  por abusos sexuales. En junio del año pasado, concretamente el día 12, pasadas las cinco de la tarde, el acusado, un hombre de sesenta años que responde a las iniciales A. J. M. C., se acercó a tres menores que estaban jugando en un parque de la calle García León de Campo de Criptana, concretamente a dos niñas y niño de siete, nueve y doce años tratando de engañarlos.
Para conseguir que fueran a su casa, el acusado, según el fiscal, les  dijo que les regalaría un cachorro de perro, cuando su verdadera intención era «aprovecharse sexualmente de los menores».
Una vez que logró embaucar a los menores, estando ya en su casa, los llevó al dormitorio para ver la televisión, empezó a abusar de una de las niñas con tocamientos por encima de la ropa, y de seguido repetir los hechos con otro de los menores, pese a decirle que los dejara en paz. La Policía Local evitó que la cosa fuera a más ya que se presentó en la vivienda del acusado tras recibir una llamada de un vecino alertando de lo que podría estar pasando. Los agentes llamaron insistentemente a la puerta y los niños trataron de hacerse oír, procediendo el acusado a sujetarles de forma violenta, al tiempo que les decía que se callaran o no les daría el cachorro de perro.
Al final la policía pudo entrar y encontró a los tres menores en la vivienda. El hombre fue detenido y con sus antecedentes ingresó en prisión de forma provisional.
El fiscal pide que se le imponga una condena de ocho años de cárcel (cuatro años y seis meses por un delito de abuso sexual, otro más y nueve meses por cada uno de los dos delitos intentados), además de multa por las lesiones causadas a los menores y 5.000 euros de indemnización.
El fiscal también pide medidas de alejamiento (500 metros) y comunicación por cualquier medio del encausado respecto de los menores.
El juicio contra A. J. M. C. está señalado para el para el próximo 26 ante el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial.