El sueño de Rubén Romero se hace realidad

Manuel Espadas
-
Rubén Romero saluda a Mimi en la final de la última Copa Junta. - Foto: ACP-FS Valdepeñas

El árbitro de Ciudad Real dirigirá esta próxima temporada partidos en Primera División al ascender tras cuatro campañas en Segunda

Que el fútbol sala es el deporte estrella en la provincia es un hecho, y gran parte de culpa la tiene el Viña Albali Valdepeñas. Pero no es el único. Desde hace varios años Fermín Sánchez Molina y Carlos Rodrigo Miguel arbitran partidos en Primera, y están reconocidos como una de las mejores parejas de colegiados del país. Pues esta nueva temporada hay que añadir un nombre más a esta lista de meritorios del fútbol sala: Rubén Romero Candela.
Nacido en Ciudad Real hace 30 años (21-10-1988), lleva en el arbitraje desde 2005 y, después de cuatro temporadas en Segunda, por fin ha recibido la noticia de su ascenso, para dirigir partidos «en la mejor liga del mundo», algo que le llena de «ilusión».
Aunque esta campaña en Segunda «no se ha dado mal» (pitó dos partidos del play off de ascenso), no las tenía todas consigo, por lo que su ascenso a Primera ha supuesto para él una enorme alegría, y responde con un sincero agradecimiento «a los que me dan esta oportunidad».
Atrás quedan sus inicios en el mundo del arbitraje. Él jugaba al fútbol sala en el instituto y en 2004, casi por casualidad, se apuntó a un curso de arbitraje impartido por Fermín Sánchez Molina, y ahí empezó todo. «Me gustó y me animé a seguir», confiesa. Han sido 14 años arbitrando en todas las categorías, hasta ver cumplido su sueño. Un éxito propio, pero no se olvida de todos los que le han apoyado, entre ellos, sus colegas y paisanos Carlos Rodrigo y Fermín Sánchez, que le han supuesto «una gran ayuda; siempre han estado a mano, para lo que yo necesite».