Merche Castellanos: «Está siendo una locura»

Manuel Espadas
-

La portera ciudadrealeña de las 'Guerreras' disfruta del cariñoso recibimiento que ha tenido la selección a su regreso a España tras proclamarse subcampeonas del mundo

Merche Castellanos: «Está siendo una locura»

Mercedes Castellanos regresaba el lunes a España con la medalla de plata conquistada en el Mundial de Japón. La portera ciudadrealeña, junto al resto de ‘guerreras’, fueron recibidas el lunes con honores a su vuelta del país nipón, donde hacían historia para el deporte español conquistando por primera vez un subcampeonato mundialista. Tras el caluroso recibimiento en el aeropuerto y la protocolaria recepción en Moncloa por parte del presidente en funciones, Pedro Sánchez, la cargada agenda de las subcampeonas continuaba ayer con la visita a diversos patrocinadores.
Una medalla de plata prestigiosa, pero también con cierto sabor amargo, después del cruel y polémico desenlace de la final del campeonato contra Holanda. Pese a ello, la selección de Carlos Viver volvía a pisar territorio hispano con una sonrisa en la cara y orgullosa de lo conseguido.
Merche Castellanos no llegó a debutar en el Mundial, pero se siente parte de este hito histórico. Es una ‘guerrera’ más, que ha entrenado duro para estar en la lista de elegidas de Carlos Viver para estar en Japón, aunque se ha tenido que conformar con ver los partidos desde la grada, disfrutando y sufriendo como la que más. «A  todas nos gusta jugar, pero sabíamos que una se tenía que quedar fuera y me tocó a mí. Desde fuera se sufre mucho, pero he intentado aportar mi granito de arena dejándome la garganta para animar. Pero ha merecido la pena, estoy muy contenta», afirma Merche, que confiesa que Carlos Viver le advirtió de la posibilidad de no llegar a debutar en el Mundial, salvo lesión o sanción de alguna de las otras dos porteras, justo antes del primer partido de la fase de grupos. 
Pero Castellanos asume con naturalidad el papel que le ha tocado desarrollar en este Mundial, aunque obviamente le hubiera gustado poder saltar a la pista, sobre todo cuando su madre y su hermano, «fans incondicionales», se desplazaban desde Ciudad Real hasta Japón para presenciar la primera fase del torneo.
De todo lo vivido durante estos días irrepetibles, la guardameta manchega prefiere olvidar ese polémico final en el partido por el oro contra Holanda, «una pena», y se queda con el recibimiento que han tenido al llegar a España. «Todo está siendo una locura, una pasada, estamos alucinando... En Madrid, cuando salimos a dar una vuelta después de cenar, la gente nos reconocía por la calle y sabía nuestros nombres. Sabíamos que el Mundial estaba teniendo repercusión en España, pero no nos imaginábamos que había sido tanta», decía emocionada Merche Castellanos, que acaba de vivir «un sueño» que, reconoce, «nos nos esperábamos ninguna».
Ahora, la guardameta del Bera Bera de San Sebastián se incorporará a su club para retomar la competición liguera en División de Honor (aún debe jugar dos jornadas ligueras antes de fin de año), pero en la mente ya tiene la próxima cita de la selección española, uno de los torneos preolímpicos (en el mes de marzo, contra Senegal, Suecia y Argentina), en el que España buscará su pasaporte para volver a Japón para vivir otro sueño, quizás aún mayor.