Las emisiones de empresas caen al mejorar su eficiencia

HIlario L. Muñoz
-

Las 21 industrias que deben verificar sus emisiones en Ciudad Real cierran 2018 con 2,48 millones de toneladas, un 5% menos

Las emisiones de empresas caen al mejorar su eficiencia - Foto: Rueda Villaverde

Las grandes empresas de la provincia de Ciudad Real que se encuentran acogidas a la ley 1/2005 del Ministerio de Agricultura sobre emisiones contaminantes redujeron el año pasado las emisiones y rompieron una tendencia de tres años en que habían incrementado los gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera. Así se señala en los datos publicados por el Estado en los que se refleja que por primer año desde 2015 estas emisiones bajan y se sitúan, de hecho, en cifras muy similares a las que se registraron durante aquel año. La Ley 1/2005 regula el comercio internacional de gases de efecto invernadero, marcado como dióxido de carbono (CO2) para todos los tipos industriales. Lo que se realiza es dar una asignación a partir de la cual se abona una cuantía por las empresas, a menos que se pueda cumplimentar por otros aspectos. Las emisiones totales de las instalaciones fijas reguladas por el comercio de derechos de emisión han supuesto, en 2018, 127,37 millones de toneladas equivalentes de CO2 en España.
En total fueron 2,48 millones de toneladas las emitidas por estas empresas, durante 2018 cuando el año anterior se emitieron 2,63 millones. Implica una reducción de unos 150.000 kilos menos de gases de efecto invernadero emitidos a las atmósferas, un 5,4 por ciento. De este modo se olvida el año 2017, uno en el que más emisiones de gases se realizaron por estas empresas, incrementándose en un 2,22% respecto a 2016. Pese al aumento de estos años, los datos quedan muy lejos de los que se registraron en los años previos a la crisis, 2007 y 2008, cuando hubo cuatro millones de toneladas y más de tres, respectivamente.  
Pese a la reducción de los gases de efecto invernadero emitidos por las 22 empresas de la provincia incluidas en la ley del Ministerio no se ha vuelto a cumplir con el asignado de emisiones y, de hecho, el plan 2013-2020 del Ministerio marcaba que en 2018 el tope debía situarse en las 1,76 millones de toneladas. Las 0,7 millones de toneladas de gases de más emitidas implican un 41,3 por ciento más de lo debido. Con todo implica una caída respecto al año anterior en que las empresas superaron en un 46 por ciento la asignación en 2017 y se sitúa en cifras del año 2016, cuando hubo un 40 por ciento. Por debajo se encuentra 2015 en que se superó un 23 por ciento; 2014 en un 17 por ciento y 2013 en un 32,5 por ciento por encima de las emisiones asignadas.
El cierre de empresas relacionadas con materiales de construcción y la caída de la productividad provocó que estas cifras de emisiones tocaran suelo en 2013. En este sentido hay que tener en cuenta que tres empresas de las 22 no emiten gases, pese a que tenían asignación. En las grandes empresas que se encuentran dentro de la normativa 1/2005 se encuentran sobre todo las industrias eléctricas y de carburantes de la provincia actualmente, así como las que producen derivados de productos químicos.
Inversiones y paradas. Tras la caída del año 2018 se encuentran dos aspectos claves. Por una parte, la inversión realizada por las empresas para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.  Un ejemplo es Repsol Puertollano que el año pasado invirtió algo más de 10 millones de euros en nuevos proyectos de eficiencia energética que permitieron conseguir una reducción de las emisiones del 6 por ciento en las unidades y procesos incluidos en su Plan de Reducción de CO2. El objetivo, informó la empresa hace unas semanas, es reducir un 70 por ciento su impacto ambiental en 10 años. En este sentido los datos del ministerio muestran esa caída bajando por primera vez de las 1,5 millones de toneladas. Lo mismo ocurre con Fertiberia, que reduce su impacto en unas 30.000 toneladas, también un 6 por ciento aproximadamente según los datos del Ministerio y según informó la empresa tras una inversión millonaria en la eficiencia energética. Las paradas del año pasado son otro aspecto que se unen a esta reducción de los gases de efecto invernadero. Además, Movialsa, por ejemplo, fue una de las empresas que redujeron sus emisiones durante el año pasado, en un 15 por ciento, y Aries también en un 5 por ciento.
Además de empresas energéticas en los datos hechos públicos por el Ministerio de la Ley 1/2005 se encuentran otras empresas de la industria alimentaria Campo de San Juan  o Frimancha así como industrias vinícolas como Movialsa o Campo de San Juan (García Baquero).