La UCLM "compensa un desequilibrio" en los predoctorales

HIlario L.Muñoz / Europa Press
-
La UCLM "compensa un desequilibrio" en los predoctorales - Foto: Rueda Villaverde

Sindicatos critican la medida de dar un punto a las directoras de tesis, pese a que ha habido convocatorias previas con discriminación positiva

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) otorgará un punto extra a los solicitantes de contrato predoctoral cuyas tesis sean dirigidas por mujeres, según se establece en su convocatoria de contratos predoctorales para la formación de personal investigador. Esta puntuación se detalla en un anexo de la resolución que establece las bases de la convocatoria, donde se detallan los criterios de puntuación del currículum vitae del director de tesis de los solicitantes. «Recibirán un punto aquellas solicitudes en las que la directora de tesis sea mujer», señala el documento, de tal modo que quienes busquen una ayuda para su tesis con un director masculino tendrán un máximo de 99 puntos y los que tengan directora tendrán 100 puntos.
La medida busca «compensar un desequilibrio» que se estaba produciendo en la UCLM y que es una muestra del «techo de cristal» que existe todavía para las mujeres en la ciencia. «Viendo lo que ha pasado en las convocatorias del pasado vemos hay una brecha de género en los directores de tesis», dijo el vicerrector de Investigación y Política Científica, Julián Garde. En este sentido, el vicerrector apuntó que el 45 por ciento de la plantilla que puede dirigir una tesis son mujeres pero en las convocatorias de contratos predoctorales ha sucedido que en 2014 solo hubo una directora en el 20 por ciento de los casos; en 2015 este porcentaje se elevó al 23 por ciento; y en el 2016, hasta el 27 por ciento. El año pasado este porcentaje volvió a caer hasta el 22 por ciento, apuntó.
La intención con esta medida es que haya un aspecto de discriminación alternativa, con este único punto sobre cien. En este sentido, de todo el baremo hay 80 puntos que dependen del propio investigador, «un punto más es por la estrategia de especialización inteligente de Castilla-La Mancha y luego 19 si es mujer, depende del currículum de la directora y hasta 18 si es hombre», indicó Garde. «Se trata de introducir un punto no de regalarlo para reducir esta brecha de género», dijo el vicerrector, quien recordó que no hay sesgo en cuanto a solicitantes pero sí en sus directores. «Si el joven investigador no es competitivo y su directora tampoco ese punto no va a valer para nada, pero lo damos porque no queremos privar a jóvenes investigadores y a directoras excelentes que no llegan a la puntuación por la brecha de género que aún existe en la ciencia», dijo Garde.
Hay que tener en cuenta que estas medidas de discriminación positiva ya se han dado en convocatorias previas de la región como las ayudas de investigación con fondos Feder de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, donde se marca que «tendrán dos puntos adicionales aquellos proyectos en los que ninguno de los sexos esté representado en menos de un 40%» o «aquellos proyectos en los que la investigadora principal sea una mujer».
La convocatoria cuenta con 33 contratos para cuatro años, con la ventaja de que si la tesis se defiende en los tres primeros años, el último se reconvierte en un contrato postdoctoral en el extranjero, que «mejora su trayectoria profesional de cara a otras convocatorias».
medida discriminatoria. Por su parte, el sindicato CSIF criticó lo que considera una «discriminación de género» llevada a cabo por parte de la UCLM en la convocatoria de contratos predoctorales para personal investigador. Para CSIF, la disposición supone una «discriminación total en la igualdad entre hombres y mujeres», ya que el sindicato expone que «la investigación no debe estar sujeta en ningún momento a cuestiones de género». Con esta medida, que pretende en su origen aumentar la participación de las mujeres en las direcciones de tesis, según CSIF, «se provoca el efecto contrario con una diferenciación de sexos cuando la actividad investigadora debe estar basada en la meritocracia». Así, según el sindicato, «lejos de revertir el sesgo que pretende combatir la UCLM a favor del papel de la mujer, se genera una distorsión que además puede incidir en la elección de la dirección de tesis por parte del alumno».