Los renacentistas ya pensaban en los dos metros

L.G.E.
-

El Palacio de Fuensalida, sede de la Junta, volvió ayer a abrir sus puertas a la prensa. Tiene escaleras, salones y pasillos tan anchos que quien no guarda la distancia es porque no quiere

Las sillas del salón de tapices se separaron para que hubiese hueco suficiente entre los asistentes. - Foto: David Pérez

A los renacentistas se los tiene elevados en un pedestal. Y por algo será. Construyeron en Toledo un Palacio como el de Fuensalida  que hasta ahora podría parecer de dimensiones exageradas, con salones en los que caben dos apartamentos, escaleras anchas y pasillos que no merecen la terminación en diminutivo. Pero gracias a ellos en la sede de Presidencia de la Junta se puede hacer hasta un corrillo en las galerías manteniendo la distancia de seguridad frente al coronavirus. Y encima con acceso a la bocanada de aire libre del patio.
Hasta ayer, la última vez que los periodistas pudieron entrar en el Palacio de Fuensalida fue el 13 de marzo, cuando nadie llevaba mascarillas y la distancia de seguridad de los corrillos era de un metro.
El acceso desde la calle al patio de Fuensalida se hace por una escalera que no es renacentista. Y se nota que es más estrecha. De ahí que haya pegatinas para recordar que ahora la distancia son dos metros y que no se toque la barandilla. En el salón de tapices lo que hay son botes de hidrogel azul sobre esos asientos ventaneros de los castillos en los que uno se imagina a un habitante del palacio leyendo o cosiendo. Ahora se lavaría las manos.
En primer término Page, al fondo el diputado de Ciudadanos David Muñoz.En primer término Page, al fondo el diputado de Ciudadanos David Muñoz. - Foto: David PérezA pesar de que un salón renacentista tiene espacio de sobra, en la Junta cuentan cada dos por tres cuántos periodistas están llegando para andar sobrados de metros cuadrados. Incluso algunos de los trabajadores de comunicación de Presidencia se van a seguir el acto al despacho para liberar más.
Una vez que han vuelto los periodistas, también lo harán las preguntas en vivo. Ayer no pudo ser porque en la antigua normalidad no se solían hacer en Fuensalida en actos como la firma de un acuerdo. Y un periodista que no pregunta corre el riesgo de creerse que en lugar de periodista es técnico de prevención laboral y asustarse cada vez que ve que se acortan las distancias entre algunos asistentes al acto. Porque gracias a los renacentistas, quien no las guarda es porque no quiere.


Más fotos:

PSOE y Ciudadanos han demostrado que han conseguido entenderse incluso con la mascarilla puesta.
PSOE y Ciudadanos han demostrado que han conseguido entenderse incluso con la mascarilla puesta. - Foto: David Pérez
Cada uno se llevó su pluma o su bolígrafo para firmar.
Cada uno se llevó su pluma o su bolígrafo para firmar. - Foto: David Pérez
Guijarro muestra que es precavido al empujar la puerta con el codo.
Guijarro muestra que es precavido al empujar la puerta con el codo. - Foto: David Pérez