Entre la prudencia de Villarrubia y la fe de Socuéllamos

Manuel Espadas
-

Los presidentes de ambos clubes viven de manera muy diferente las horas previas a los partidos en los que sus equipos se juegan el ascenso a Segunda División B

José Luis Urda (segundo por la izquierda) y Jordi López (derecha), en el sorteo de la primera eliminatoria del play off. - Foto: JUAN LÁZARO

José Luis Urda es el presidente del Villarrubia, y su homólogo en el Yugo Socuéllamos, Jordi López. Sus equipos se juegan este fin de semana el ser o no ser en la fase de ascenso a la Segunda División B. Los primeros reciben al Alcobendas (sábado, 20 horas) con un valioso resultado de 2-3 en la ida, mientras que los segundos intentarán la hombrada en el Paquito Giménez frente al Algeciras (domingo, 11 horas), rival que les endosaba un doloroso 4-0 en el primer envite. Aunque la situación de ambos conjuntos es bien distinta, Urda y López apuestan por sus equipos, uno desde la prudencia y el otro desde la esperanza. 
El primero en saltar al césped será el Villarrubia, al que le espera un Nuevo Campo lleno, con unas 2.500 personas en las gradas. Urda sabe que su equipo tiene una importante ventaja ante los madrileños, pero no se fía en absoluto. «No hemos preparado ningún tipo de celebración. Ya improvisaremos. Hay que ser muy prudentes, que esto es fútbol», afirma, aunque confía plenamente en sus jugadores: «Estamos en sus manos, pero seguro que van a responder porque lo están haciendo muy bien. Estamos muy contentos de haber llegado hasta aquí, pero queremos poner la guinda».


JORDI LÓPEZ SÍ CREE. Pase lo que pase en Villarrubia el sábado, Urda viajará el domingo para acompañar a su amigo Jordi López, quien ayer expresaba abiertamente su sentir a cuatro días del partido de vuelta. El presidente socuellamino sí cree en la capacidad de los suyos para darle la vuelta a ese 4-0. «Con el paso de los días nuestra fe ha crecido», y está convencido de que «vamos a tener opciones de meternos en la eliminatoria, con un gol rápido y con una pizca de suerte. Hay que salir en tromba y jugar con intensidad, garra y ganas. Si hay que morir, que sea con dignidad, esfuerzo y sacrificio, para demostrar que lo de Algeciras fue un accidente». No duda de la respuesta de su afición, «el mayor activo de este club», y se encomienda al ‘efecto Paquito’ para que el fútbol salde con Socuéllamos una deuda que aún tiene pendiente tras lo sucedido en Salamanca hace una año.