El 'pacto del abrazo' trae a Page la renta garantizada

C.S.Jara
-

El programa de gobierno firmado por PSOE y Unidas Podemos para España contempla el desarrollo del Ingreso Mínimo Vital como prestación de Seguridad Social. Page ha expresó en varias ocasiones su petición de de que la renta garantizada fuera nacional

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, tras la firma del programa conjunto de gobierno. - Foto: Juanjo Martín/Efe

El reto demográfico, el retorno del talento y la financiación autonómica son algunos de los temas que se han recogido en el programa de gobierno que el PSOE y Unidas Podemos quieren desarrollar en la próxima legislatura. Asuntos que están en la cartera de deberes de Castilla-La Mancha y cuyo desarrollo en buena parte de los casos era muy esperado. Quizás, el Ingreso Mínimo Vital prometido por los socios en el gobierno nacional es uno de los asuntos más reseñables, entre los que pueden tener un impacto positivo para la región.
El Gobierno de Castilla-La Mancha cuenta con su propio diseño de la llamada Renta Mínima Garantizada, el punto estrella de la ley de Garantías diseñada por Podemos, en su etapa como compañero de viaje al frente de la Junta. Después de un largo proceso en el que llegaron a elaborarse hasta cinco anteproyectos, la ley finalmente no ha sido tramitada en las Cortes regionales, en la pasada legislatura por las abiertas diferencias surgidas en el último tramo con José García Molina y los suyos, y tras la extinción parlamentaria de la formación morada por el manifiesto desinterés del gobierno.  
No obstante, el presidente regional, Emiliano García Page, ha expresado en varias ocasiones su petición de que la renta garantizada saliera adelante como iniciativa nacional. Lo expresaba con absoluta claridad en noviembre pasado, en el marco del seminario anual ‘El modelo de bienestar social’, organizado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español. Page pedía al nuevo Gobierno estatal una renta mínima nacional que sea igual para todos los españoles, tras confirmar que tenía aparcada la legislación que lo desarrolla, a la espera de que sea el Gobierno de España quien la ponga en marcha. «Y no lo hago por ahorrarme el dinero, sino por justicia», añadía el presidente castellano-manchego.
A tenor de lo recogido en el documento «Coalición progresista, un nuevo acuerdo para España», presentado la pasada semana por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, su petición ha sido recogida. El documento cita como uno de los compromisos sociales el desarrollo del Ingreso Mínimo Vital como prestación de Seguridad Social. «Comenzaremos en un primer momento por el aumento decidido de la prestación por hijo/a a cargo para familias vulnerables, y posteriormente mediante un mecanismo general de garantía de renta para familias sin ingresos o con ingresos bajos», se señala en el capítulo 2 del pacto, bajo el epígrafe   derechos sociales, regeneración democrática, ciencia e innovación.
retorno del talento. En algunos aspectos del acuerdo PSOE-Unidas Podemos, Castilla-La Mancha parece haber servido de modelo para algunas de las medidas recogidas. Es el caso del Programa de retorno de personas emigradas, que aspira a devolver a España a quienes se han marchado en los últimos años fundamentalmente en busca de empleo. Promovido en la región por la Consejería de Economía y Empleo, ha cumplido ya dos ediciones con buenos resultados y todo apunta a que se repetirá. Al igual que se ha hecho en la región, el programa estatal aspira a hacer especial hincapié en los jóvenes que siguen fuera del país.
La eliminación del copago farmacéutico que se fijó en 2012 abundará en otra de las medidas  previamente adoptadas desde la Junta de Comunidades, que, adelantándose al nuevo marco estatal, lo compensa a los pensionistas desde que se inició la anterior legislatura.
Son solo algunos de los puntos del programa de gobierno que afectarán a Castilla-La Mancha en el nuevo marco que, si todo sale según lo previsto, empezará a desarrollarse a partir de hoy mismo, con la investidura de Pedro Sánchez.