Una formación orientada a una estancia "digna"

P. Muñoz
-

Casi la mitad tienen 17 años y, salvo tres, todos son varones; una de las tres chicas tuteladas en la región están en un centro de Ciudad Real

Una formación orientada a una estancia "digna"


La Consejería de Bienestar Social, en su calidad de entidad pública de protección de menores, asume la «atención y el cuidado» de los niños, niñas y adolescentes extranjeros no acompañados que se encuentran en la región, garantizando su acceso a los mismos programas, recursos y servicios de atención a la infancia que el resto de menores de Castilla-La Mancha, siempre en estrecha coordinación con las fiscalías de Menores. Así lo asegura a La  Tribuna, la directora  General de Infancia y Familia de la Consejería de Bienestar Social, María Ger, quien añade que actualmente hay 86 menores extranjeros no acompañados bajo la tutela de la Junta en la región.
«Se valoran sus necesidades concretas para ajustar la intervención a desarrollar que, en su caso, suele requerir circunstancias añadidas de documentación, aprendizaje del idioma, localización de su familia en origen para mantener los lazos y valorar la posibilidad de retorno».  En este contexto, la directora general explica que al tratarse de una situación en la que influyen muchos aspectos y áreas diferentes que exceden del ámbito de la protección de menores, «trabajamos especialmente la coordinación con las distintas administraciones implicadas, tanto en el ámbito autonómico (Empleo, Educación…) como con la Administración General del Estado».
Todos los menores extranjeros en situación de desamparo residen en hogares de atención a la infancia existentes en toda la región, en mayor o menor número, junto a otros adolescente tutelados de Castilla-La Mancha.
80 frente a tres. La mayoría de los menores que han llegado a la región tras salir de su país en busca de un futuro mejor son varones de entre 16 y 17 años. De los 86 tutelados por al Junta, sólo tres son chicas, una de ellas está en Ciudad Real y las otras dos en la provincia de Cuenca. Ciudad Real encabeza el número de menas con 31 acogidos tras incoarse el expediente de declaración de desamparo, le siguen Albacete y Cuenca con 17 cada una de estas provincias. En Guadalajara son 11 y 10 en Toledo. 
Por edades, según los datos facilitados a La Tribuna,  47 de los 86 adolescentes migrantes tienen 17 años, es decir más de la mitad. En la provincia de Ciudad Real hay un menor de 14 años, cinco de 15, ocho de 16  y 17 con un año más. La única adolescente tutelada tiene 16. 
Al alcanzar la mayoría de edad la situación cambia, dejan de estar tutelados y tienen que emprender el vuelo. Por ello, tanto la Fiscalía de Menores de Ciudad Real como la Consejería de Bienestar Social están muy comprometidas para que los menores extranjeros no acompañados puedan acceder al mercado laboral una vez que cumplen los 18 años.
«Se intenta que reciban una formación laboral para orientar su futuro y la posibilidad de continuar en España en condiciones dignas, apunta la fiscal delegada de Menores, tras señalar que nada más declararse la situación de desamparo y pasar a un centro se les escolariza en colegios o institutos en función de su edad. También se promueve la asistencia a cursos y tratan de que sean contratados en las mismas empresas en las que han realizado esos cursos. Del mismo, se intenta que los consulados tramiten la documentación para que puedan conseguir un permiso de residencia necesario para la contratación laboral.
La mayoría de los acogidos en Ciudad Real son magrebíes, aunque hay algunos de Malí. Uno de ellos cumple la mayoría en marzo del próximo año.