El Villarrubia mantiene su sueño

Eduardo Gómez / Redacción
-

2
Bergantiños
1
Villarrubia
Finalizado
El equipo de Javi Sánchez hace bueno el 2-0 de la ida y, a pesar de perder por 2-1 con el Bergantiños, disputará la última eliminatoria por el ascenso a la Segunda División B

La plantilla del Villarrubia festeja con sus aficionados la clasificación. - Foto: BASILIO BELLO (LA VOZ)

El Villarrubia disputará la final por el ascenso a Segunda División B. El conjunto entrenado por Javi Sánchez ha caído (2-1) con el Bergantiños, pero ha hecho bueno el 2-0 obtenido en la ida y sellar así una clasificación histórica para la última eliminatoria. Este lunes conocerá a su último rival en este camino hacia la categoría de bronce. Los gallegos se mostraron muy peligrosos a balón parado, pero más allá de esta faceta del juego lo cierto es que el Villarrubia no ha sufrido y, en este sentido, el tanto de Nando Copete en el ecuador del primer periodo ha sido una auténtica bombona de oxígeno. 
Los dos equipos presentaron novedades en el once inicial, en el caso del Villarrubia con la entrada de inicio de Juli Cacho y Diop, dos futbolistas más físicos. En las filas locales, Miguel Filgueira puso toda la carne en el asador, alineando de inicio a Rubén Rivera, su máximo artillero y que comenzó la ida desde el banquillo por problemas físicos.
Tras el magnífico resultado conseguido en el partido de ida, era clave no encajar en los primeros minutos y en parte consiguió ese objetivo el equipo blanquiazul. No hubo arreón inicial de los gallegos, que sin embargo, se mostraron tremendamente contundentes en las acciones a balón parado.
Tras un disparo de Diop a las manos de Cristopher, fue Diego Fernández el que respondió con un disparo lejano que tras tocar en Toni Seoane se estrelló en el larguero. En el saque de esquina posterior Jorge Sáez cogió el rechace y con un magnífico disparo superó a Manolo.
Se repuso bien el Villarrubia de este revés, si bien, pasado el cuarto de hora Diego Fernández estuvo a punto de marcar en otro córner.
El 1-1 llegó en un desajuste defensivo de los locales tras un saque de banda. Diop contactó con Nando Copete y éste fusiló al guardameta del Bergantiños.
Los gallegos necesitaban ahora tres goles y el Villarrubia intentó enfriar el duelo, que volvió a coger temperatura con el 2-1, en un centro desde la derecha de Diego Fernández que se coló en la portería de Manolo sin que nadie tocara el balón.
Hasta el descanso, la tensión en los banquillos y en el campo fue creciendo por la permisividad del colegiado con los locales y el Bergantiños volvió a crear peligro a balón parado.
Tras la reanudación, Miguel Filgueira dejó en el vestuario al central Marcos Rodríguez para dar entrada a Cano, bajando a la zaga a Granada. La primera gran ocasión fue para Diop, con una espléndida cabalgada que culminó con un disparo raso que atajó bien Cristopher.
A media hora para el final y tras varias acciones peligrosas otra vez a balón parado, el camerunés Ekedi sustituyó a Granada y el físico de Rubén Rivera dijo basta, por lo que tuvo que retirase cojeando, entrando en el campo Álex Diéguez.
Sin su máximo goleador en el campo, el Bergantiños siguió apelando a las acciones a balón parado, donde continuó mostrándose tremendamente peligroso.
Javi Sánchez también movió ficha, dando entrada a Dieguito por un incansable Fran Minaya. Los minutos iban pasando y el Bergantiños era incapaz de elaborar jugadas de peligro más allá de los saques de esquina. Y fue en un córner donde incomprensiblemente Ekedi cabeceó fuera con todo a favor en el minuto 83, ahorrando así un sufrimiento extra a los villarrubieros. Un saque de esquina que, por otro lado, se había inventado el colegiado.
El Bergantiños se quedó con diez tras un duro golpe en un balón dividido de Agullo sobre Manolo, que se quedó en el suelo varios minutos. El árbitro no lo dudó y mostró la roja directa al central local, mientras el choque agonizaba, con Nando Copete teniéndose que retirar lesionado. Tras ocho interminables minutos de descuento, llegó el final para alegría de un Villarrubia que ya está a un paso de Segunda B.