Más alumnado extranjero en los centros públicos

I. Ballestero
-
Más alumnado extranjero en los centros públicos - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Los colegios de la capital suman estudiantes de otras nacionalidades y rompen este curso una tendencia a la baja generalizada en la provincia a lo largo de la década

El alumnado extranjero en los centros educativos de la capital de la provincia aumentó en el curso que está a punto de terminar por primera vez en esta década, rompiendo una tendencia a la baja que se extendía a lo largo de los últimos años. Ese crecimiento puede suponer un indicador de un avance en el número de alumnado de otros países en las aulas de la provincia de Ciudad Real que aún deberá confirmar el Ministerio de Educación, y que muestra evidentes diferencias entre la educación pública y la concertada. De hecho, en la provincia de Ciudad Real, el número de estudiantes extranjeros en las aulas de los centros públicos multiplica por diez a aquellos estudiantes de otros países que eligen la educación concertada, aunque esa realidad palidece ante la enorme diferencia entre la oferta de unos centros y otros a lo largo y ancho de la provincia. En la capital, sin embargo, donde la oferta de la educación concertada es más amplia y se acerca a lo que puede ser la oferta de centros públicos, estos últimos quintuplican el número de alumnos de otros países, según las cifras de la Consejería de Educación a las que ha tenido acceso este diario. 
En el curso que está a punto de terminar, las aulas de los centros educativos ciudadrealeños, siempre de enseñanzas no universitarias en la capital de la provincia, han contado con 819 estudiantes de otros países, repartidos de manera muy diferenciada entre la educación pública y la concertada. En concreto, según el detalle de la Dirección Provincial de Educación, en las aulas de los centros públicos de la capital han cursado sus estudios 680 estudiantes de otros países, mientras que en las aulas de los centros de educación concertada han sido 139 los estudiantes extranjeros a lo largo del presente curso. Es decir, la educación pública prácticamente quintuplica el número de estudiantes extranjeros de la concertada, una diferencia que, además, a medida que el número de estudiantes de otras nacionalidades caía, se ha ido intensificando. 
El curso pasado, por ejemplo, la relación era de 4,5 estudiantes extranjeros en los centros públicos (616)por cada uno que había en la concertada (138), aunque el año anterior, el curso 2016-17, la relación era de cuatro a uno (639 en la pública y 157 en la privada), y en el curso inmediatamente anterior había caído hasta el 3,3 (599 en la pública y 180 en la concertada). Es decir, que a medida que el número total de estudiantes de otras nacionalidades caía en el conjunto de la provincia, la diferencia entre los centros públicos y privados de la capital se acentuaba.
Detrás de esa diferenciación se esconde, sobre todo, el acceso a las ayudas públicas que se ofrecen desde el Gobierno regional. Las diferencias entre los centros públicos y privados se fundamenta, en parte, en que el acceso a las ayudas es más importante en los primeros que en los segundos, donde el Gobierno regional solo oferta a las familias las ayudas para la compra de libros, no así las de comedor escolar, por ejemplo. De hecho, si alguna familia de las que acuden a la educación concertada quiere disfrutar de las ayudas de comedor que oferta la Junta, puede hacerlo siempre y cuando el menor se traslade al comedor de un centro público a realizar la comida, extremo éste que en la última convocatoria ofrece algo más de flexibilidad. Además, tampoco disfrutan de ayudas al transporte, porque la convocatoria de las ayudas en este sentido sólo recoge una excepcionalidad que no se da en ninguna parte de la provincia, que es que para disfrutarlas en un centro concertado no debe existir la posibilidad de acudir a la enseñanza en un centro público, circunstancia que no se da en la provincia.
Por otro lado, y más allá del acceso a las ayudas, también influye, en el caso de la capital, la mayor demanda de centros educativos concertados en los primeros años de la enseñanza, lo que hace más difícil el acceso en esos años y también la continuidad a lo largo del resto de la etapa escolar en las diferentes enseñanzas.