Aprobado el fondo para la reactivación económica

Manuel Espadas
-

Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Ciudad Real coincidieron en calificar como escasa la partida cifrada en un millón de euros, además de acusar al equipo de Gobierno de tardanza y falta de voluntad política y transparencia

Primer Pleno virtual en el Ayuntamiento de Ciudad Real, el momento de una votación.

El Ayuntamiento de Ciudad Real celebró ayer su primera sesión plenaria desde que se decretara el estado de alarma, la primera telemática de su historia, y marcada por los numerosos expedientes de modificación de crédito, hasta cinco, destinados a redirigir partidas económicas a la lucha contra los efectos de la pandemia del COVID-19. En total, el equipo de Gobierno sacó adelante medidas por un total de 1.750.000 euros. De esta cantidad, 1.000.000 euros formarán un fondo de ayuda para la reactivación económica de la ciudad, orientada a ayudar a los comercios y pequeños empresarios. Además, 300.000 euros corresponderán a gasto social, procedentes del superávit generado en 2019, mientras que 456.000 se emplearán en la adquisición de elementos de protección para los miembros de la Policía Local, Protección Civil y otros trabajadores municipales.
Unas cantidades «insuficientes» para los grupos de la oposición, que acusaron al equipo de Gobierno de falta de voluntad política, tardanza y poca trasparencia a la hora de presentar al Pleno esta batería de medidas, escasas a juicio de los ediles del Partido Popular, Vox y Unidas Podemos.
El debate más denso se lo llevó la creación de ese fondo de reactivación económica cifrado en un millón de euros. Punto del orden del día que vino precedido por una moción presentada por el PP en la que proponía que esta cantidad se elevara hasta los 1.421.000 euros. La edil popular Rosario Roncero calificaba ese millón de euros propuesto por el equipo de Gobierno de «cicatero», pidiendo un «esfuerzo mayor» al concejal de Hacienda, Nicolás Clavero. Además, afeó al grupo gobernante la tardanza en la convocatoria de este primer Pleno, «dos meses después de que se decretara el estado de alarma». «Lo que los comerciantes y empresarios van a tener el 1 de junio son los recibos de los impuestos municipales, no estas ayudas», añadía.
Una enmienda popular que Clavero calificaba de «poco responsable» al ser descrita por Intervención como «no viable». En este punto, Vox apostaba por una cuentía de 1.665.435 euros para este fondo, obtenida del replanteamiento de «gastos diversos», según José Antonio Ruiz Valdepeñas. Por su parte, Nieves Peinado, de Unidas Podemos, no compartía crear este tipo de fondos a costa de partidas destinadas a la cultura, juventud o participación, «sectores que también están implicados en la recuperación económica de la ciudad». Además, echó de menos «espacios comunes para poder debatir» este tipo de medidas, pidiendo una «estrategia común para la recuperación de la ciudad con una política transversal», argumentando así el voto en contra de su grupo, al igual que el de Vox, mientras que el PP sí apoyaba con su voto la creación de este fondo, a pesar de no estar de acuerdo con su cuantía.
Nicolás Clavero defendió el tiempo y la forma de este fondo de ayuda a la reactivación económica, asegurando que otras ciudades más grandes que Ciudad Real han destinado cantidades similares o menores en esta dirección. «Esta cantidad no es poca cosa. Es una apuesta importante».  
El equipo de Gobierno también aprobaba la propuesta de la aplicación de un primer trasvase del superávit de la liquidación del ejercicio de 2019, que se traduce en 300.000 euros destinados a gasto social. Una cifra también insuficiente para la oposición popular que recordaba que el Ayuntamiento tendría capacidad para emplear hasta el 20% de ese superávit (825.000 euros), cantidad que máxima que hace falta ya, según el concejal Miguel Ángel Poveda.
El Pleno comenzaba con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del coronavirus, y era el último del concejal de Vox, José Antonio Ruiz Valdepeñas, que se despide por cuestiones de salud.