scorecardresearch

Ciudad Real amplió su capacidad asistencial a 1.523 camas

Hilario L. Muñoz
-

Los centros sanitarios de la provincia no han tenido más de un 70 por ciento de ocupación desde el final del confinamiento ni en planta ni en UCI, donde se han duplicado los espacios con ventilación

Ciudad Real amplió su capacidad asistencial a 1.523 camas - Foto: Rueda Villaverde

Ciudad Real queda muy lejos de los peores momentos de la pandemia con el final de la quinta ola del coronavirus, con más del 90 por ciento de la población vacunada y con los hospitales sin apenas pacientes por coronavirus. Ese peor momento queda reflejado en una estadística publicada por el Ministerio de Sanidad y que fecha el 26 de enero, en plena tercera ola, como la jornada en la que más camas había habilitadas en los hospitales de la provincia, 1.523. En esas cifras no hay datos de la primera ola, no se sabe de forma pública cómo de ocupados estuvieron los hospitales durante el confinamiento.  

Por hacer una idea el dato medio de camas habilitadas desde el 1 de agosto al 7 de octubre es de 1.300 camas, por lo que ante la tercera ola se habilitaron unas 200 más, aunque ni en UCI ni en el hospital se alcanzó una ocupación que llevara al límite a la sanidad provincial, nunca se llegó a un 80 ni un 90 por ciento de ocupación, ni siquiera en los peores momentos de la tercera ola. 

Por ejemplo, nunca hubo una ocupación mayor del 70 por ciento en las camas hospitalarias de la provincia, lo que muestra que, aunque el golpe de las olas ha sido grande, los recursos sanitarios no se han visto al límite de su capacidad como sí ocurrió en marzo. De hecho, solo un día, el 24 de enero de este año, uno de cada tres pacientes ingresados tenían COVID. Actualmente la ocupación de camas hospitalarias es del 0,55 por ciento. 

En cuanto a las camas UCI con ventilación se habilitaron 138 para la tercera ola, el doble de las que hay en este momento en los centros sanitarios de la provincia de Ciudad Real. La mayor ocupación se dio el 2 de febrero, cuando había 72 personas que necesitaban ventilación asistida por la neumonía bilateral provocada por el virus, ocupaban más de la mitad de los 132 respiradores que había. En este sentido, como ocurre con las camas hospitalarias, fue días después el 9 de febrero cuando se alcanzó el máximo de puestos UCI con ventilador, ante la necesidad que había para pacientes sin coronavirus de ventilación, hubo 88 personas ingresadas, 24 de ellas sin COVID. En esas fechas de la tercera ola también se llegó a habilitar diez puestos sin ventilación en los hospitales, con siete personas a la vez que necesitaban estos cuidados por el virus.