Consumir con cabeza

Raquel Santamarta
-
Inma Gallego, del grupo núcleo del programa Coral, explica a dos alumnos la primer dinámica de grupo para elegir su comida favorita. - Foto: Tomás Fdez. de Moya

El colegio Carlos Vázquez estrena el Programa Coral de la Cátedra UPM-Fesbal en la región • Busca concienciar a los más pequeños sobre el despilfarro de la comida

En el mundo se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos cada año, según denuncia la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). En esta línea, incide el Programa de Consumo Racional de Alimentos (Coral) de la Cátedra UPM-Fesbal  que ayer, en la región, estrenaron los alumnos de quinto y sexto de Primaria del    colegio Carlos Vázquez.
En una primera dinámica de grupo, los pequeños fueron instados a elegir su comida favorita dejando claro que «hay mucha gente que no tiene donde escoger». Con el objetivo de reducir la cantidad de comida que acaba en el cubo de la basura, la Federación Española de Bancos de Alimentos y el Grupo de Investigación en Planificación y Gestión Sostenible del Desarrollo Rural Local de la Universidad Politécnica de Madrid, adscrito a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos, se han aliado en la lucha contra del despilfarro. Y es que alrededor de tres millones de españoles pasan actualmente dificultades para disponer de una dieta mínima adecuada. Sin embargo, según datos de la Unión Europea, la mitad de los alimentos va a la basura, lo que supone 89 millones de toneladas anuales (ocho millones en España).
«Hay que empezar por la base para que cuando estos niños sean mayores tengan en su cabeza un consumo racional de los alimentos», puso de relieve el presidente del Banco de Alimentos de Ciudad Real, Segundo Alcázar, incidiendo en que «la cantidad de comida que se tira en España sería suficiente para alimentar a todo Guinea Ecuatorial».
Por su parte, el director del 'Carlos Vázquez', Santiago Redondo, calificó de «orgullo» el poder contribuir a la concienciación de la sociedad para evitar el despilfarro. «En los servicios de comedor y aula matinal tratamos de abordar el aprovechamiento adecuado de los alimentos», explicó sin olvidar que «los hijos también educan a sus padres».
La responsable nacional del programa Coral, Susana Sastre, avanzó que «la idea es extenderlo, adaptando los materiales, a la ESO y Bachillerato». Tras una experiencia piloto en varios centros de Madrid y su reciente estreno en Castilla-La Mancha, llegará a Extremadura y a algunas provincias de Andalucía. «Se va a convocar un concurso de dibujo y el ganador será el autor del cartel de la próxima Gran Recogida», según avanzó incidiendo en que «tenemos generar una sociedad en la que unos nos ayudemos a otros». «Hay niños que conocen el banco porque dan su ayuda y otros porque la reciben», concluyó Inma Gallego, del grupo núcleo del programa.