Ciudad Real, un escenario perfecto

Pilar Muñoz
-
Ciudad Real, un escenario perfecto - Foto: Fotos Rueda Villaverde

El coronel Puerto dice que la provincia es un espacio «óptimo» para el entrenamiento y adiestramiento de la Unidad Militar de Emergencia, que esta semana ha realizado un ejercicio práctico en el pantano del Vicario sobre catástrofes medioambientales

No meten a nadie en un incendio forestal sino tiene las 200 horas de formación del módulo de lucha contra incendios forestales y tampoco mandan a nadie ante una inundación que no tenga 85 horas de módulo para intervenir en inundaciones ni a nadie para un rescate vertical sino tiene los conocimientos y preparación adecuada para garantizar la misión. Así lo asegura el coronel de Infantería  Antonio Puerto, director de la Escuela Militar de Emergencias, que ha estado al frente del curso de la Unidad Militar de Emergencias desarrollado en Ciudad   Real con un ejercicio práctico en el embalse del Vicario.
Unas prácticas medioambientales. «Como se limpia el vertido en un río», extracta el coronel Puerto que cuenta con una larga trayectoria militar. Ingresó en la Academia General Militar en 1980, pertenece a la XL promoción y ha tenido diversos destinos, entre ellos la IV Bandera de la Legión. Ha sido durante muchos años profesor en la Academia de  Infantería de Toledo y desde hace casi cuatro años está destinado en la Unidad Militar de Emergencias.
La UME cuenta con 3.500 hombres y mujeres preparados para actuar allá donde les requiera el Gobierno, tanto en  España como en el extranjero ante cualquier catástrofe. «Somos soldados, pertenecemos al Ministerio de Defensa y trabajamos para servir a los ciudadanos con humildad y disciplina», remarca el coronel Puerto tras reiterar  que están preparados y capacitados para intervenir nada más ser requeridos por cualquier desastre por incendios, inundaciones, terremotos ... También por riesgo químico, radiológico, nuclear ...
De ahí que los mandos de la UME primen la formación y consideren que la provincia de Ciudad Real es un «buen» escenario para el entrenamiento y adiestramiento de los hombres y mujeres de la Unidad Militar de Emergencia.
«La provincial de Ciudad Real está muy bien situada y es un lugar óptimo para el adiestramiento. Hay un complejo petroquímico, dos parques naturales (las Lagunas de Ruidera y el Valle de Alcudia), dos nacionales (Las Tablas y Cabañeros), industrias fotovoltaicas, grandes zonas industriales relacionada con la agricultura, pesticidas, fertilizantes ...», destaca el director de la Escuela Militar de Emergencias.
La Tribuna fue testigo de la formación, preparación y entrenamiento de un grupo de militares de la UME que ha estado esta semana en la provincia realizando un curso, siendo el pantano del Vicario uno de los escenarios principales.
Ejercicio práctico. Un camión cisterna cae a una zona fluvial por un costado del río y causa un vertido. El camión transporta hidrocarburo. El carburante empieza a derramarse. La UME recibe una llamada de emergencia y se moviliza sin perder tiempo. Una vez en la zona, en cuestión de minutos, monta el dispositivo y se prepara para intervenir, para «limpiar» el río, retirar el vertido e impedir que vaya a más. Provistos de ropa de protección (epi blanco, de neopreno, diferentes, según el trabajo a realizar) inician las labores. Lo primero que hacen es poner una barrera para contener ese hidrocarburo, que a continuación comienzan a recoger con un skimmer mediante una bomba de alta presión. Se procede a la absorción del carburante a través de depósitos.
 Los militares trabajan para evitar el mayor desastre natural. Por ello, se afanan en recoger cuanto antes el vertido y, en ese supuesto práctico, también para demostrar que están capacitados parar entrar en la Unidad Militar de Emergencias. «Todo el mundo que accede tiene que haber superado el curso básico», resalta el coronel Puerto, quien añade que posteriormente  todos los cursos que realizan son de perfeccionamiento y técnicas avanzadas.  
Los militares que han tomado parte en el curso «están en la UME y su destino es el grupo de riesgo tecnológicos y medioambientales y necesitan esta capacitación para intervenir y también poder instruir», apunta el director del Escuela Militar de Emergencias.
En el ejercicio desarrollado en el  Vicario participaron 34 alumnos, con doce instructores, entre ellos el brigada Peralta, que lleva más de 25 años en el Ejército, y la sargento primero Arancha Ávalos, con más de 21 años en las Fuerzas Armadas.
Los militares de la UME  son «autosuficientes»  desde el punto de vista logístico, «nadie tiene que preocuparse de dónde comemos, dormimos», anota el coronel Puerto.
También cuentan con medios avanzados como un laboratorio móvil para analizar residuos sobre la marcha y un Velire, vehículo capaz de analizar nubes tóxicas a tres kilómetros de distancia y enviar esos datos al laboratorio.
La capacitación y entrenamiento de los militares se puso a prueba en los incendios declarados en Galicia en 2010. «Se movilizó a casi mil hombres para luchar contra el fuego». También puso 300 hombres un día de Reyes (2018) para atender a las cientos de personas atrapadas a la salida del túnel de Guadarrama. Preguntado sobre este asunto el coronel aseveró: «No estamos para analizar fallos, estamos para cumplir misiones». 

 

De inicios y de bautismos de fuego
La Unidad Militar de Emergencias se crea en octubre de 2005 con «vocación de ayuda», para mejorar la respuesta del Estado a las emergencias, convirtiéndose en la unidad de primera intervención de las Fuerzas Armadas en estas situaciones. «Está al servicio del pueblo español», destaca el coronel Puerto.
Trabajó, ser formó y se preparó a fondo a conciencia y poco  a poco fueron adquiriendo su esencia. La unidad está desplegada por toda España. Hay cinco batallones de intervención, el primero está en Madrid, el segundo en Morón, en la base aérea (Sevilla), el tercero en Bétera (Valencia), el cuarto en la base aérea de Zaragoza  y el quinto en León. Además hay un batallón de transmisiones de emergencias que es de «gran valor» para la unidad, apunta el coronel Puerto.
Han tenido varios bautismos de fuego, uno los incendios de 2010 que supuso la intervención prácticamente de la UME al completo en muchas partes de España a la vez, fue su tarjeta de presentación ante el resto de los servicios de emergencias. En riesgos tecnológicos y medioambientales, su primera intervención fue en Chiloeches (Guadalajara). Una planta  de reciclaje devastada por el fuego, cerca de Guadalajara capital con mucho riesgo.
Su actuación en el extranjero también es sobresaliente.
 

 

Ciudad Real, un escenario perfecto Fotos Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto Fotos Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Ciudad real, un escenario perfecto Rueda Villaverde
Ciudad real, un escenario perfecto - Foto: Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto Fotos Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Ciudad real, un escenario perfecto Rueda Villaverde
Ciudad real, un escenario perfecto - Foto: Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto Fotos Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto - Foto: Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto - Foto: Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto - Foto: Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto Rueda Villaverde
Ciudad Real, un escenario perfecto - Foto: Rueda Villaverde