Rosa María Mateo, directora RTVE, premio Abogado de Atocha

S.L.H
-
Rosa María Mateo. - Foto: EFE

Así lo ha decidido el jurado de este galardón por su defensa del derecho a una información veraz a lo largo de su dilatada trayectoria profesional.

El director de la Fundación Institutos Sociales de Comisiones Obreras (CCOO), Antonio Arrogante, fue el encargado de decir el nombre de la premiada de este año, de la que destacó su defensa del derecho a una información veraz y contrastada, para que "las personas cuenten con ella para formar criterios de las cosas y actuar en libertad". "Al jurado le ha parecido importante premiar el trabajo que hacen día a día personas como ella, "que piensan en otras personas y, por tanto, en sus derechos", dijo Arrogante, que recordó que el derecho a la información veraz está ahora "en tela de juicio". A su juicio, estamos asistiendo a las "fake news y a las postverdades, cuando la información debería tener un solo camino, pero las mentiras y la información falsa y pretenciosa crean en ocasiones realidades falsas en la gente", apostilló.

Preguntado por el auge de partidos de extrema derecha y por la manifestación de este pasado domingo en Madrid, Arrogante alertó del peligro de que personas aupadas por estos extremismos no tengan miedo de salir a la calle y expresar su ideología con pintadas u otras manifestaciones. Recordó, en este punto, las profanaciones de las tumbas del fundador del PSOE, Pablo Iglesias, y de La Pasionaria. "Más con las tripas que con la cabeza, situaciones como estas te remueven todas las vísceras y tenemos que decir ¡vamos a pararlos!".

Así, incidió en la importancia de recordar lo que esa etapa oscura del franquismo supuso para España y lamentó la manifestación del domingo, "convocada a base de mentiras", por lo que hizo un llamamiento a "esa gente de bien" para que no sean utilizadas por partidos que solo buscan que "se peleen" por cuestiones que "ya creíamos superadas, envueltos en colores de bandera muy bonitos", zanjó.

 

 

 

 

 

Hacen un llamamiento a gente de bien para que se peleen por cosas que pensábamos que estaban superadas, envueltos en colores de bandera muy bonitos.