El Caserío no piensa rendirse

Manuel Espadas
-
Urdiales da instrucciones a sus jugadores. - Foto: Rueda Villaverde

El equipo de Santi Urdiales se conjura para mejorar sus prestaciones en la segunda vuelta, empezando este sábado en casa ante el poderoso Málaga (Quijote Arena, 18.30 horas)

Si por algo se caracteriza el Caserío es por su tenacidad y espíritu de lucha hasta el final, y a estos valores se pretende agarrar de cara a una segunda vuelta de competición en la que los objetivos deportivos están demasiado alejados en la clasificación, tanto por arriba como por abajo. Por ello, Santi Urdiales y los suyos quieren aprovechar los partidos que restan para seguir creciendo como equipo, para regalar victorias a su afición y para darse el lujo de competir y, si es posible ganar, con rivales de la categoría presupuestaria como el que visita este sábado el Quijote Arena (18.30 horas), el Málaga, segundo clasificado.
«No nos vamos a rendir», advierte el técnico del Caserío, que invitaba a todos a asistir al pabellón «para ver un partidazo», ante un Málaga con jugadores de Asobal como Jorge Oliva, Agustín Vidal o García Salido. Urdiales recordaba que el Caserío ha sido capaz de competir contra cualquier rival, «pero nos ha faltado regularidad. El trabajo duro te aproxima al éxito, pero no siempre», lamenta el santanderino, que además de centrarse en el presente mira con optimismo al futuro: «El Caserío ha cambiado y está sentando las bases».
Una de las apuestas jóvenes del equipo es el pivote Javi Pérez, que se toma esta segunda vuelta «como si empezara la temporada de nuevo. Queremos quitarnos el sabor amargo de la primera vuelta, así que vamos a salir a muerte», destacando el «aliciente» que supone medirse a un equipo como el Málaga.