«Cs debe dejar gobernar a la fuerza más votada"

I. Ballestero/ D. Murillo
-

El secretario provincial de los socialistas se enorgullece del segundo mejor resultado del PSOE en todo el país y aún no desvela si su futuro está en Toledo o en la Diputación

«Cs debe dejar gobernar a la fuerza más votada" - Foto: Rueda Villaverde

Consumida la adrenalina de la noche electoral, ¿qué sabor deja la cita del 26-M?
Una enorme alegría. Ha sido un resultado espectacular el que hemos obtenido en la provincia y en Castilla-La Mancha, y también en las elecciones europeas. Verdaderamente el resultado pueblo a pueblo es muy bueno y de manera global de los más importantes. Es el segundo mejor resultado del PSOE en España después de la provincia de Badajoz, en municipales en cuanto a porcentaje. Incluso por delante de Sevilla. Y es el mejor resultado en autonómicas.  Hemos sido el mejor resultado regional.
¿Cuáles han sido las claves?

«Cs debe dejar gobernar a la fuerza más votada
«Cs debe dejar gobernar a la fuerza más votada" - Foto: Rueda Villaverde
Tenemos un partido muy estructurado. Ha habido un cambio generacional muy potente desde las pasadas elecciones que ha cuajado y hemos hecho una buena legislatura en su conjunto. Un partido ordenado, con mucho músculo y capacidad de penetración social y una buena gestión en la experiencia de estos cuatro años han sido las razones del éxito de estas elecciones.  Compartir con la dirección del partido el diseño de la estrategia ha funcionado muy bien.  
¿Ha influido la ola de las pasadas generales?
Sí, sin duda. Teníamos una buena base que fueron las generales, que nos situaban en torno a los diez puntos por encima del PP, y sabíamos que en municipales y autonómicas siempre habíamos estado entre ocho y diez puntos por encima del Partido Popular. Hemos aprovechado el suelo que nos ha dado Pedro Sánchez para nuestro impulso.

La estrategia electoral de Sánchez ha funcionado.
Ha funcionado. Es un gran estratega y ha ayudado. Obtener un buen resultado o no producir un exceso de rechazo en generales nos ha ayudado mucho, y utilizar eso en clave local marcando nuestras diferencias y nuestra cercanía, con nuestra gestión, ha sido una buena estrategia.
¿Este resultado es un trampolín para que Caballero salte en la estructura orgánica del PSOE?
No me quiero ir. Lo digo claramente. Estoy centrado en la dirección del partido en Ciudad Real y no tengo más pretensión. Ahora hay que definir si me quedo en las Cortes regionales o en la Diputación, y eso requiere una conversación más profunda que la que he tenido con Emiliano (García-Page). Quiero ayudar a la cuestión regional y centrarme mucho en Ciudad Real, porque esta legislatura tiene que ser de gestión. La anterior ya lo fue pero tuvimos algunas adversidades relacionadas con dos elecciones generales y un proceso interno convulso.
¿Sería una sorpresa que no siguiera en la Diputación?
No lo sé. La gente interpreta que me voy a quedar, pero la decisión no está tomada al cien por cien. Orgánicamente tengo que verla con la dirección federal, con Pedro Sánchez, porque la propuesta debe admitirla Ferraz, y tengo que hablarlo con Emiliano y ahí que me diga cómo lo ve él. Y hablar con los alcaldes y concejales. Ahora mismo no tengo decidido qué hacer.
¿Qué victoria le ha sorprendido más? ¿Quizá Tomelloso?
En Tomelloso teníamos encuestas que nos daban en el límite de la mayoría absoluta, pero me ha sorprendido mucho Villarrubia. Esa encuesta no nos daba. Y Criptana, que ha sido una muy grata sorpresa porque era ante un gran rival como Antonio Lucas-Torres. Tenía la seguridad de que ganaríamos en voto pero no con esa mayoría. Y es muy espectacular la victoria de Socuéllamos, un 10-5 con respecto al PP, pero ésa sí que nos la daba la encuesta que hicimos en diciembre.  

Esas encuestas han sido importantes en la estrategia.
Trabajamos con mucho método. Podría decir que tenemos mucho olfato, pero no, tenemos mucho método. Una parte muy importante de nuestro éxito como dirección provincial es que tenemos mucha organización y no dejamos nada a la casualidad, trabajamos de una manera muy profesional. Eso le resta romanticismo o retórica, pero es verdad. Incluso en Ciudad Real, sabíamos que subíamos y Ganemos no aguantaba.
¿Qué debe hacer el PSOE para tratar de ganar en feudos conservadores?
En Daimiel hemos crecido, y el alcalde también, en un éxito personal que le reconozco al propio Leopoldo Sierra, porque en autonómicas y europeas le hemos ganado. Igual que para el PSOE funciona que se personalice la acción política lo hace para el PP, y ha pasado en Daimiel y en Malagón, por ejemplo. Otros sitios llevan una inercia propia, como Bolaños, aunque hemos mejorado bastante el resultado. Es cuestión de encontrar la oportunidad y no pensar que es imposible. El PSOE es el único partido que ha gobernado alguna vez en todos los pueblos.
¿Qué debería hacer Cs en la capital a la hora de pactar?
Debe dejar gobernar a la fuerza más votada. Primero porque las dos únicas que han crecido son PSOE y Cs. Y no tiene ningún sentido un tripartito en Ciudad Real, no hay ningún argumento que justifique que Cs en una ciudad como Ciudad Real, que ha gobernado el 80 por ciento del tiempo la derecha, haga un pacto a tres sólo para que no gobierne el PSOE, que es una fuerza moderada que puede gobernar con Cs. En términos de eficacia en la gestión a la ciudad le iría bien un gobierno de Zamora con Ciudadanos y compartiendo color político con Gobierno central, autonómico y Diputación. Y desde el punto de vista estratégico, yo que Cs no me aliaría con alguien con quien compito por ocupar el espacio. Porque irá a absorberme
Como ha sucedido con Podemos o Ganemos.
En parte sí. Pero su error es que no ha sido capaz de guardar su propio espacio, no querer entrar en el gobierno con el PSOE y sentirse permanentemente incómodo. Eso manda un mensaje al electorado de voto inútil, porque ni gobiernas ni eres un socio leal. Nadie quiere perros del hortelano.