La reestructuración del sector suma activos al 'banco malo'

I.Ballestero
-
La venta de viviendas no adelgaza la cartera del 'banco malo'

La mayoría de las operaciones del pasado año fueron de viviendas, por un importe de 4,1 millones de euros, y el 70% de los bienes que acumula corresponden a préstamos. Las ventas totales, 89, rondaron los cinco millones de euros

La reestructuración que el sector bancario tuvo que emprender empujado por los embates de la crisis sigue adelante, y parece lejos de terminar. El pasado 12 de mayo, La Tribuna revelaba que los procesos de fusión entre entidades y la digitalización de sus servicios ha llevado a la provincia a tener el menor número de sucursales para la atención presencial abiertas desde el año 1979, con 369, una cifra que todavía se va a reducir aún más con los ajustes que han emprendido entidades como la Caixa y Banco Santander, cuyos efectos en el territorio ciudadrealeño están aún por cuantificar. Al tiempo que se unen o adelgazan sus estructuras, los bancos y cajas hacen lo propio con sus activos, que van a parar al ‘banco malo’, esto es, a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), que se encarga de su salida al mercado y venta. El problema es que la reestructuración avanza a un ritmo más elevado de lo que lo hace el mercado inmobiliario, y la Sareb, pese a haber vendido cerca de 400 activos en los últimos cuatro años, tiene ahora más en cartera de los que tenía entonces, y al cierre del pasado año sumaba 1.420 activos procedentes de bancos y cajas en procesos de reestructuración. Había vendido 89. 
La Sareb vendió el año pasado 89 bienes en la provincia de Ciudad Real, por un valor aproximado que ronda los 5 millones de euros. La mayoría de esas ventas se corresponden con viviendas, los activos que tienen una salida más fácil en su puesta a disposición del mercado, con un total de 80 operaciones que rondaron los 4,1 millones de euros, aunque también se vendieron 8 garajes y trasteros, por un importe de 49.000 euros, y una unidad de suelo industrial, por un precio de 840.000 euros. Esas ventas, sumadas a las de los años anteriores, suponen que la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria haya conseguido vender 395 activos en desde el año 2015, pero eso no quiere decir que no tenga trabajo por delante para cumplir la tarea autoimpuesta de haber liquidado todo su stock en el año 2027. De hecho, según los datos aportados por la propia sociedad a este diario, el número de activos en cartera ha crecido en el último ejercicio, y a pesar de las 89 ventas pasó de los 1.267 que había registrados al cierre de 2017 a los 1.420 que tiene la Sareb registrados al cierre de 2018.
En la actualidad, en su página web la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria oferta 228 viviendas en la provincia de Ciudad Real, que van desde los 29.000 euros de sendas viviendas de 50 metros cuadrados en venta en la localidad de Malagón hasta los 141.000 euros que alcanza una vivienda de dos dormitorios y 127 metros cuadrados en la localidad de Miguelturra. Aesta oferta, la Sareb suma 30 unidades de suelo en venta en todo el territorio provincial, dos oficinas, dos naves industriales, dos locales comerciales para venta o alquiler, 22 garajes y un trastero. La realidad de activos, en cambio, es mucho mayor, ya que la Sareb tiene en la actualidad en cartera 408 anejos (garajes y trasteros), 48 unidades de uso terciario e industrial, 115 unidades de suelo y 849 viviendas, para un total de 1.420 activos. ¿Por qué no los oferta? Porque el 70 por ciento de esos bienes son préstamos que los bancos han depositado en la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria para su gestión, unos préstamos que suman en el inventario de la sociedad pero tienen una difícil salida al mercado. Por eso, tal y como indicaron fuentes de la Sareb, uno de los principales trabajos de la sociedad se centra en convertir esos activos menos líquidos, los préstamos, en activos más líquidos, inmuebles y suelo industrial, para su salida al mercado. Las principales ventas en la provincia se sitúan en Valdepeñas, Tomelloso, Ciudad Real y Miguelturra, según apuntaron las mismas fuentes.
En el mapa global de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, Ciudad Real supone un 14 por ciento de los activos en cartera de toda Castilla-La Mancha, y alrededor de una sexta parte de sus ventas, ya que en la región se completaron un total de 581 operaciones a lo largo del año pasado, un 5 por ciento del total del conjunto del país. Esas ventas en Castilla-La Mancha sumaron un importe de 38 millones de euros, y en el conjunto del país las ventas de la Sareb alcanzaron los 782 millones de euros. Además, el total de activos vendidos en España en 2018 fue de 11.594.
en años anteriores. El ritmo de ventas de la Sareb aumentó ligeramente el año pasado con respecto al anterior, lo cierto es que el balance de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria es menos favorable. Aun así, aunque el número de ventas fue más elevado en 2018 que en 2017, los ingresos fueron menores, cayendo desde los 8,5 millones de euros del año 2017 a los alrededor de 5 millones del año pasado. En ejercicios pasados, 2016 y 2015, las ventas fueron de 125 y 96 activos, respectivamente, aunque la mayoría, como sucede de manera constante en las operaciones que logra la Sareb, correspondieron a viviendas, 87 y 50 en cada uno de los casos, y 58 en el año 2017. Por ese motivo, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria «trabaja activamente en el proceso de transformación de préstamos en inmuebles mediante la adjudicación o acceso a los colaterales/garantías para facilitar su misión de desinversión, ya que supone transformar activos menos líquidos (los préstamos) en activos más líquidos (los inmuebles)».